Aire acondicionado: cómo lograr un buen uso en materia de salud y energía

Las alertas naranjas y altas temperaturas hacen que el aire acondicionado se vuelva el electrodoméstico más requerido. Matilde Menéndez te da consejos para lograr un buen uso.

Lo ideal es mantener el aire a temperaturas de entre 22 y 24 °C y mantener el equipo limpio antes del verano. 

Para los ambientes de la casa y para evitar cambios bruscos, la temperatura debe ser la indicada y debe ser constante.

Cuando dormimos con el aire encendido por debajo de los 22°C o si los filtros están sucios hay más riesgo de sufrir alguna molestia, sobre todo aquellos con problemas respiratorios previos, como los que roncan o sufren rinitis o asma.

Consejos para ahorrar energía

Para hacer un uso inteligente de los aires acondicionados, Matilde Menéndez te recomienda: 
Fijar la temperatura a 24°C. No exagerar su uso. 
Instalar los equipos en circuitos eléctricos independientes.
Cerrar puertas y ventanas.
No refrigerar en exceso y limitar sólo a las habitaciones que lo necesitan.
Limpiar los filtros.
Desconectar el acondicionador cuando no haya nadie.
Los colores claros en techos y paredes exteriores evitan el calentamiento de  espacios interiores.
A veces se puede combatir el calor con un simple ventilador.
Programar los equipos para que se enciendan media hora antes de la llegada al lugar. 
Apagar el aire acondicionado después de retirarse del lugar.


Matilde Menéndez te recuerda que con estos simples hábitos te mantendrás fresco y cuidarás al medio ambiente.