El sol no siempre es vida, por Matilde Menéndez

Es una creencia popular pensar que tener un color de piel más intenso u
oscuro es sinónimo de vida. Y aunque el sol brinda beneficios a las plantas y
permite la fabricación de oxígeno vital para los humanos, el exceso de rayos solares es perjudicial por muchas razones.

Matilde Menéndez te cuenta por qué.

¿Cómo evitar el sol?
Aunque no lo veamos el sol siempre está, sobre todo en verano. Sin embargo
hay medidas que podemos tomar para evitar la exposición directa a los rayos.

La mejor manera es estar a la sombra, en un lugar techado o bajo la sombrilla,
con el recaudo que si estamos en la playa, la arena refleja los rayos y podemos
quemar nuestra piel de todas formas. Este cuidado debe ser respetado con
mucha minuciosidad en el caso de los bebés, ya que su piel es mucho más
sensible.

Además es importante usar la ropa adecuada, no sólo usar remeras frescas,
gorro y lentes para proteger la vista, sino también usar ropa clara y de
materiales que prevengan en paso de los rayos a través de la tela. Actualmente
se comercializan remeras con material especial, que cuentan con filtros solares
incorporados.

El uso de protector solar adecuado es fundamental. El hábito del protector debe
incorporarse desde niños como una manera de cuidar a los más chicos de los
efectos nocivo del sol. Hay horario en los que ninguna persona debe estar bajo
el rayo del sol, pero en las horas de la mañana hasta las 11 y a la tarde luego
de las 16 horas, son horarios en los que las personas puedan estar al aire libre.

En cualquier horario el uso del protector no se discute: protege y cuida la piel
de las manchas, la resequedad, las posibles malformaciones generadas a partir
de la radiación y, para los más coquetos, de las arrugas.

El nivel de protección depende de cada piel pero los especialistas coinciden en
que no debe bajar de 30: una piel morena puede protegerse con un filtro 30 y
no sufrir la exposición, siempre y cuando lo haga dentro de las hora protegidas
y renovando la protección cada 2 horas o antes en caso de mojarse, transpirar
excesivamente o refregarse con una toalla.

Cifras
Está estudiado que una persona antes del los 18 años de edad va a haber
recibido el 80 por ciento de toda la radiación solar que recibirá en toda su vida.
Por eso Matilde Menéndez te recomienda que no te expongas
innecesariamente al sol y que te cuides cada vez que debas haberlo porque el
sol no siempre es vida. Tu salud está tus manos.