Consejos para mantener un ambiente seguro y adaptado a los niños

Para comprobar la eficacia de sus esfuerzos para poner su casa a prueba de niños, es una
buena idea que se ponga en cuatro patas en cada una de las habitaciones de su domicilio
para verla desde la perspectiva de un niño. Preste atención al entorno que rodea a su hijo y fíjese en aquellos objetos que podrían resultarle peligrosos.

Poner una casa totalmente a prueba de niños puede ser complicado. Si no puede poner toda
la casa a prueba de niños, pruebe a cerrar las puertas (instalando protectores de seguridad
en sus pomos) para que su hijo no pueda vagar por lugares no protegidos. En las puertas
corredizas, los protectores de seguridad y los pestillos a prueba de niños son buenas
medidas para impedir que un niño pequeño salga solo de su casa. Por supuesto, la medida
en que ponga su casa a prueba de niños es algo que solo depende de usted. La supervisión
por parte de un adulto es la mejor forma de impedir lesiones en la población infantil. De
todos modos, ni el más atento de los padres puede garantizar la seguridad de su hijo al
100%.

Independientemente de que usted tenga un bebé, un niño de 1 o 2 años, un niño de
preescolar o un niño en edad escolar, su hogar debería ser un refugio donde su pequeño
pueda explorar con total seguridad. A fin de cuentas, tocar, agarrar, trepar y explorar el
entorno de otras formas son las actividades que permiten desarrollar tanto el cuerpo como
la mente de los niños.

En países industrializados, los accidentes domésticos representan el 40% del total de
muertes de niños de 1 a 14 años. Las caídas son las más comunes. Dependiendo de la edad
de la persona, genera consecuencias irreversibles, fatales o leves. Este es uno de los
accidentes más comunes en casa que pone en peligro a pequeños y ancianos.

Algunas acciones para evitar estos accidentes son:

 Eliminar los obstáculos en el hogar para disminuir los riesgos de tropezar, golpearse
o resbalar crea corredores de circulación libres de obstáculos.
 Tener precaución para alcanzar aquellos objetos que se encuentran elevados. No
subir desde bancos o sillas o mesas hágalo desde una escalera segura.
 Tener una cama baja, de manera que los pies toquen el suelo cuando se siente en el
borde.
 Mantener los peligros de tropiezos fuera de su hogar.
 Retirar los cables o cuerdas sueltas de áreas por donde usted pasa para ir de un
cuarto a otro.
 Retirar las alfombras sueltas.
 No tener mascotas pequeñas en su casa.
 Emparejar las diferencias de altura entre pisos en las puertas.
 Tener una buena iluminación.

Un lugar muy común en donde grandes y chicos suelen caerse es el baño. En ese lugar, hay
algunos otros cuidados que puede tener para permanecer seguros:

 Instalar pasamanos en la bañera o la ducha y al lado del inodoro.
 Colocar una alfombra antideslizante en la bañera o la ducha.
 Reorganizar la casa de manera que las cosas sean más fáciles de alcanzar. Mantener
un teléfono portátil consigo de manera que lo tenga a la mano cuando necesite hacer
o recibir llamadas.
 Preparar su casa para que no tenga que subir peldaños.
 Ubicar su cama o dormitorio en la planta baja.
 Tener un baño o un inodoro portátil en el mismo piso donde usted pasa la mayor
parte del día.

Los accidentes son prevenibles y con algunas medidas podemos evitarlos.