La verdad sobre Matilde Menendez

Pocos conocen la trayectoria de esta mujer singular. Recibida de Médica en la Universidad de Buenos Aires con Diploma de Honor. Docente, investigadora, asesora y consultora de organismos privados y estatales nacionales e internacionales. Creadora de programas y fundadora de destacados Institutos dedicados a la salud pública.

Militancia y los primeros pasos

Luego de una activa militancia universitaria en el peronismo. Una vez diplomada en la Escuela de Salud Pública de la UBA. Es nombrada en 1974 como Coordinadora de la Comisión Nacional de Política Alimentaria. Abastecimiento y Coordinadora de la Comisión de Nutrición del Congreso de la Nación.

De allí pasaría a un intenso ejercicio profesional particular y en obras sociales de su otra especialidad, la psiquiatría. Hasta que con el regreso de la democracia, pasaría a ser Secretaria de Salud del Consejo Federal de Salud. Asesora de la Comisión de Asistencia Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados. Y de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores de la Nación.

En 1987 crea la Fundación “Por Venir”, dedicada a la prevención de la drogadicción. Y en 1988 es nombrada Subsecretaria de Medicina Social de la Provincia de Buenos Aires.

Ingreso en el PAMI

En 1989 se convierte en la primer mujer Secretaria de Salud Pública de la Nación. En 1991 en la primer mujer Gobernadora de la Provincia de Tierra del Fuego. Allí se destaca como política, por lo que es llamada a presidir en 1992 el Directorio del PAMI. El desafío era enorme ya que la obra social se encontraba en quiebra, con un déficit económico y prestacional escandaloso. La misma daba servicios a más de cuatro millones de jubilados. Siguiendo la tendencia de las obras sociales europeas, el directorio presidido por Menendez cambia el sistema, consistente en el pago por prestación médica, que generaba tratamientos innecesarios, internaciones inconvenientes y corrupción. Procediendo a “capitar” los servicios de los prestadores, haciendo cesar los contratos monopólicos que existían hasta entonces.

El sistema consistía en asignarles a los prestadores médicos una retribución basada en un número determinado de pacientes. Según la estadística de su desempeño en los últimos años. El cambio en la asignación de los recursos, sumados al control de los ingresos presupuestarios asignados a la Obra Social, comienza a dar resultados espectaculares.

El PAMI por primera vez en muchos años decide ampliar las prestaciones otorgando por ejemplo asistencia psiquiátrica y oftalmológica (poner aquí más prestaciones que yo no me acuerdo). Se inaugura el sistema “PAMI ESCUCHA” con una línea las 24 horas en la cual los jubilados pueden denunciar la mala atención de algún prestador, problemas que hayan sufrido en cualquier trámite o casos de corrupción. Los prestadores amplían sus centros de atención y diagnóstico e importan equipos sofisticados para diagnóstico y tratamiento. PAMI los apoya con créditos que descuenta de “cápitas” futuras. Los jubilados comienzan a reconocer al Directorio y su Presidente.

Ascenso Político y Traición

Los actos con los cuales se inauguran obras o planes registran una concurrencia masiva de jubilados. El Presidente Menem anuncia que su compañero de fórmula para la reelección saldrá del peronismo de Capital Federal, el distrito al cual pertenece Matilde Menendez. A fines de 1993. Una encuesta realizada por Hugo Haime y publicada en el diario “Clarín” la muestra con un 45% de intención de voto en Capital Federal, cifra nunca alcanzada en ese distrito por el peronismo. Su renuncia a ser diputada, y su apoyo a los candidatos con un acto que reúne a 20.000 jubilados y militantes en Parque Norte, determinarán lo que será su suerte política en el futuro inmediato.

Se orquesta una maniobra desde el peronismo de la Capital, con intervención directa de Bauzá, mediante la cual se creará un escándalo político-mediático. El plan para “bajar” a Matilde Menendez no puede ser protagonizado por el Peronismo, donde nunca ha sido bien vista la traición. Se le ofrece el caso a la tercera fuerza de la Capital, el “Frente Grande”, con el pretexto de que un crecimiento electoral de éstos le restará votos al radicalismo, tradicional triunfador del distrito, supuestamente en beneficio del Justicialismo. Chacho Alvarez, ex peronista titular del Frente, se niega a participar en la maniobra.

La denuncia

Es así que un integrante casi desconocido de esa Fuerza, Aníbal Ibarra, recibirá una llamada telefónica “anónima”, junto a una periodista de “Página12”, Susana Viaus, en la que les comentarán que el 25 de febrero de 1994, en un banco céntrico, se reunirán una serie de prestadores psiquiáticos del PAMI con el objeto de juntar dinero para producir un “retorno” a una persona de la Obra Social. Y que esa persona se hará presente en el banco para cobrarlo.

Hacen la denuncia en el fuero de Instrucción (de donde provenía Ibarra, encargado de redactar todas las denuncias que hacía el “Frente Grande”), y el Juez ordena un operativo de espera y vigilancia. Detecta la llegada de personas, su reunión y una recaudación, pero en lugar de esperar adónde se llevarán el dinero con el objeto de descubrir quién sería su receptor, ordena abortar disponiendo la captura de todas las personas. Varios son prestadores psiquiátricos del PAMI pero ninguno de los detenidos es funcionario de la obra social. Es decir que el procedimiento a los efectos de descubrir la existencia de un supuesto cohecho, fracasa.

La Campaña Mediática

Pero la campaña mediático-política planeada estalla de todas formas: el escándalo que será periodísticamente bautizado por “Pagina 12” como el de los “retornos” del PAMI. Aníbal Ibarra saldrá en todos los medios diciendo que la destinataria de esos fondos era Matilde Menendez, centrando la campaña electoral en la figura de la Presidente del PAMI. Ibarra pasa a ser conocido y muestra una imagen de lucha contra la corrupción. Los detenidos alegan que estaban realizando una recaudación para compensarse entre ellos las adjudicaciones y evitar así impugnaciones a la licitación.

El Juez de Instrucción “se da cuenta” luego del allanamiento que la competencia es federal y le remite el expediente a ese fuero (tradicionalmente ligado a los gobiernos de turno), mientras otros operadores comienzan a realizar denuncias por otras supuestas irregularidades. La Presidente y su directorio suman treinta y dos denuncias penales por diversos delitos que se van unificando en diversas causas ante los Juzgados Federales de la Capital, con cargos que van desde la supuesta contratación de un peluquero personal, hasta el pago de sobreprecios en la compra de marcapasos. Matilde Menendez, acosada, decide renunciar y con ella todo el Directorio.

La Intervención

El PAMI es intervenido. En el expediente del acta de entrega a las nuevas autoridades –reservado en el Juzgado Criminal y Correccional nro. 9 Sec. 18 de la Capital- se deja constancia de la existencia de 500 millones de dólares de superávit. En menos de tres años de intervención, PAMI reporta un déficit de 1.200 millones de la misma moneda. Quizás lo más grave de esta campaña, se produjo cuando Ibarra presentó ante el Juzgado Federal nro. 8 a una testigo, Alejandra Butta, ex-Secretaria en el PAMI, quien dijo que uno de los prestadores detenidos en el procedimiento tenía un despacho en el organismo, contiguo al de la Presidente.

La Vinculación

De este modo, procuró vincular la colección de dinero con la persona de la Presidente. Después de declarar judicialmente e incluso dibujar un plano donde se encontraría el supuesto despacho, realizó toda clase de entrevistas para los medios. La primera, y en exclusiva, a “Página 12”. Más tarde, denunció ser víctima de un atentado atribuído a la “mafia de Matilde”. Esta testigo “estrella” de toda la campaña, se presentó mucho después en los medios de comunicación, revelando que Ibarra la había presionado para que declarara la versión que dio en la causa. Expresó asimismo que lo del despacho contiguo lo desconoce y no le consta. Y que lo del atentado era un invento de Ibarra.

Uno de los primeros abogados defensores que tuvo fue Mariano Cúneo Libarona (al cual le revocara posteriormente la designación). El abogado resulta años más tarde defensor de uno de los acusados en la causa AMIA, Ribelli, y es acusado de exhibir un video en el que se lo ve al Juez Galeano en tratativas con un testigo. Citada como testigo al Juicio de la AMIA, la reticencia de Menendez en acusar a su ex defensor, determina que el Tribunal Oral la denuncie por supuesto falso testimonio.

El Sobreseimiento

Como conclusión, Matilde Menendez, luego de entre cinco y nueve años de investigación, con profusas pericias y declaraciones de cientos de testigos e informes, resultó sobreseída por inexistencia de delito, de los treinta y dos cargos que se le formularon como Presidente de PAMI y del supuesto falso testimonio en la causa AMIA. Los sobreseimientos dictados en las causas de PAMI lo fueron también respecto de todo el Directorio que la acompañó en una gestión con la declaración de que la formación de los procesos no afectaba buen nombre y honor de los imputados.

Mientras Matilde Menendez pugnaba durante todos esos años para demostrar su inocencia, la falsedad de los cargos y la campaña en su contra, Ruckauf, del peronismo porteño, se consagraba como el compañero de fórmula de Menem en la reelección, y Anibal Ibarra pasaba de ser un desconocido dirigente, a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La más prometedora dirigente política del peronismo de los ’90 había quedado fuera de una carrera de hombres donde todo, hasta la mayor de las perversidades era, y sigue siendo, admitido.

Fuentes

Fuentes: C. 1481, Caratulada “Hospital Israelita”, Juzgado Federal Nº 9/18.; C. 1482, Caratulada “Hospital Italiano”, Juzgado Federal Nº 9/18.; C. 1480, Caratulada “Geriátrico Nuestra Señora del Carmen”, Juzgado Federal Nº 9/18.;C. 1484, Caratulada “Clínica Privada Pilar”, Juzgado Federal Nº 9/18.; C. 1488, Caratulada “Clínica Modelo Lanús”, Juzgado Federal Nº 9/18.

C. 1483, Caratulada “Hospital Ramón Carrillo”, Juzgado Federal Nº 9/18.; C. 1477, Caratulada “Hospital Favarolo”, Juzgado Federal Nº 9/18.; Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 8, Sria. Nº 15, causa Nº 7404/98; Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 8, Sria. Nº 15, causa Nº 7410/98, caratulada “Prestadores del INSSJP y otros s/defraudación contra la Administración Pública”.

Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 8, Sria. Nº 15, causa Nº 17119/02 begin_of_the_skype_highlighting  end_of_the_skype_highlightingcaratulada “Prestadores del INSSJP de La Plata y otros s/Defraudación contra la Administración Pública”.; Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 9, Sria. Nº 18, causa Nº 1501/97, caratulada “Servicios de Peluquería para Residencias s/denuncia”.; Juzgado Nacional en lo Correccional Nº 10, Sria. Nº 74, causa nº 31.071, caratulada “Matilde Menéndez s/injurias”.-