Inactividad física: un problema de salud pública mundial

Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria
para obtener beneficios para la salud. Según la Organización Mundial de la
Salud, esto se debe en parte a la insuficiente participación en la actividad física
durante el tiempo de ocio y a un aumento de los comportamientos sedentarios
durante las actividades laborales y domésticas.

El aumento del uso de los medios de transporte "pasivos" también ha reducido la actividad física.

Causas de la inactividad física
Los niveles de inactividad física son elevados en prácticamente todos los países
desarrollados y en desarrollo. En los países desarrollados, más de la mitad de los
adultos tienen una actividad insuficiente.
En las grandes ciudades de crecimiento rápido del mundo en desarrollo la
inactividad es un problema aún mayor. La urbanización ha creado varios factores
ambientales que desalientan la actividad física:
• Superpoblación.
• Aumento de la pobreza.
• Aumento de la criminalidad.
• Gran densidad del tráfico.
• Mala calidad del aire.
• Inexistencia de parques, aceras e instalaciones deportivas y recreativas.
Por todo esto, las enfermedades no transmisibles asociadas a la inactividad física
son el mayor problema de salud pública en la mayoría de los países del mundo.
En este sentido, la Organización Mundial de la Salud planteó que se necesitan
con urgencia medidas de salud pública eficaces para mejorar la actividad física
de todas las poblaciones.

Poblaciones en riesgo
La evolución mundial de la actividad física es especialmente preocupante en
algunas poblaciones de alto riesgo: jóvenes, mujeres y adultos mayores. La
Organización Mundial de la Salud destacó que es importante que, a la hora de
desarrollar y aplicar la iniciativa "Por tu salud, muévete", los Estados Miembros
consideren específicamente las necesidades de estas poblaciones.