Cuidado del pie diabético, por Matilde Menéndez

La diabetes es una enfermedad crónica muy común en estos días, pero poco se sabe de las consecuencias de no cuidarse incluso estando enfermos.

Por qué cuidar los pies en un diabético
Quienes tienen diabetes muestran niveles de azúcar en la sangre demasiado altos. Con el tiempo, esto puede dañar los nervios o los vasos sanguíneos. Este daño a los nervios puede hacer que el diabético pierda la sensación en los pies. Por eso es posible que no sienta una cortadura, una ampolla o una llaga. Estas lesiones pueden causar úlceras e infecciones y en casos graves pueden dar lugar a una amputación.

Cómo cuidar el pie diabético
El daño en los pies también puede significar que esa parte del cuerpo no recibe suficiente sangre y oxígeno. Así es más difícil que el pie se cure si tiene una llaga o una infección.

La buena noticia es que se pueden evitar los problemas en los pies:
Controlar los niveles de azúcar en sangre.
Mantener una buena higiene de los pies.
Revisar los pies todos los días
Lavar los pies todos los días
Mantener la piel humectada y suave
Limar los callos y callosidades suavemente
Mirar y sentir los pies con las manos.
Cortarse las uñas regularmente
Ir a un especialista en pies
Ponerse medias y zapatos en todo momento
Proteger los pies del frío y del calor
Mantener la circulación sanguínea en los pies

Matilde Menéndez te recuerda que es fundamental cuidar el pie del diabético para no llegar a perder los pies. Es esencial cuidarse para mantener la calidad de vida.