Comida y calor: cómo evitamos contaminaciones en verano, por Matilde Menéndez

Durante el verano, Matilde Menéndez te recuerda que es cuando más cuidado debe tenerse en cuanto a los alimentos para evitar intoxicaciones alimentarias, que suceden por consumir los alimentos en mal estado.

La causa de este trastorno es la mala conservación y manipulación de los alimentos, debido a las altas temperaturas.

Recomendaciones:

Si hacés turismo rural, no busques alimentos “caseros” o “artesanales” sin marcas.

No rompas la cadena de frío de los alimentos.

Descongelá los alimentos siempre dentro de la heladera y no los vuelvas a congelar.

Durante la compra de alimentos, tomá los productos perecederos frescos o congelados a último momento justo antes de llevarlos a la casa, para no romper la cadena de frío.

Fijate las fechas de vencimiento y conservación de alimentos en las etiquetas.

No compres alimentos perecederos en las ventas ambulante, especialmente huevos.

Mantené un orden en la heladera colocando los alimentos según estén cocinados (tapados y arriba), frescos (en el medio) y frutas y verduras (parte baja). No recargues la heladera.

Eliminá los embalajes dentro de la heladera.

Lavá la heladera cada 15 días con lavandina.

Fijarte el color y olor de los alimentos antes de prepararlos.

Lavá las frutas y verduras con 3 gotas de agua por litro de agua que uses.

Mantené los productos químicos e insecticidas separados y alejados de los alimentos.


Matilde Menéndez te recuerda que es fundamental seguir estos consejos para tener un verano saludable y disfrutar de comidas seguras durante las épocas de calor.