Cinco consejos para un vida sana, por Matilde Menéndez

Matilde Menéndez te cuenta cómo debe ser una dieta saludable y equilibrada para proporcionarte muchos beneficios en 2019 y el resto de tu vida.

Lo que ingerimos afecta la capacidad de nuestro cuerpo para combatir infecciones, así como la probabilidad de tener problemas de salud en el futuro.

Lo que comamos dependerán de diversos factores, tales como la edad y la actividad que hacemos. Independientemente de dónde vivas, hay consejos alimenticios comunes para ayudarte a tener una vida más sana.

Comer variado

Nuestra dieta debe tener una amplia variedad de alimentos frescos y nutritivos para estar fuertes.

Para asegurarte una dieta equilibrada:

Comer una mezcla de trigo, maíz, arroz y papas con legumbres como lentejas y frijoles, mucha fruta fresca y verduras, y alimentos de origen animal (como carne, pescado, huevos y leche).
Buscar alimentos integrales porque son ricos en fibra.
Eleir carnes magras cuando sea posible o cortar la grasa visible.
Cocinar al vapor o hervir en lugar de freír.
Elegir verduras crudas y frutas frescas, en lugar de alimentos con azúcar, grasas o sal.

Reducir la sal

Mucha sal puede aumentar la presión arterial, factor de riesgo para enfermedades cardíacas. La mayoría de las personas consumimos en promedio el doble del límite recomendado diario (no más de 1 cucharadita, o sea, 5 gramos).

La sal está presente en alimentos o bebidas procesados, y con suele estar en cantidades altas.

Para reducir el consumo de sal:

Usar poca sal y reducir salsas y condimentos salados.
Evitar snacks con alto contenido de sal, y elegir comidas frescas y saludables
Retirar la sal y los condimentos salados de la mesa
Leer las etiquetas de los alimentos y buscar productos con menos sodio.

Reducir el uso de ciertas grasas y aceites

Necesitamos algo de grasa, pero comer demasiada aumenta los riesgos de contraer enfermedades.

Las grasas trans producidas industrialmente son las más peligrosas.

Para reducir el consumo de grasa:

Reemplazar manteca por aceites más saludables como la soja, la canola, el maíz y el girasol.
Elija carnes blancas como el pollo y el pescado, más bajos en grasas que las carnes rojas, y limite el consumo de carnes procesadas.

Limitar el consumo de azúcar

Demasiado azúcar puede llevar a problemas de salud crónicos y graves y es malo para los dientes.

Es importante ver la cantidad de azúcares “ocultos” en los alimentos y bebidas procesados. Por ejemplo, una lata de gaseosa tiene 10 cucharaditas de azúcar agregada.

Para reducir la ingesta de azúcar:

Limitar el consumo de dulces y bebidas azucaradas.
Evitar alimentos azucarados en los niños; antes de los 2 años de edad no debe agregarse sal ni azúcar y debe limitarse más allá de esa edad.

Evitar el consumo excesivo de alcohol

El alcohol no es parte de una dieta saludable.
No hay un nivel seguro de consumo de alcohol; y para muchas personas, incluso niveles bajos de alcohol pueden estar asociados con riesgos significativos para la salud.
Menos consumo de alcohol siempre es mejor.

Matilde Menéndez te alienta para que este año te propongas tener una vida saludable. Es posible. Está en tua manos.