La seguridad vial desde la perspectiva de Matilde Menéndez

Cuando hablamos de accidentes de tránsito, cuesta imaginar que más de 100
personas mueren por semana en nuestro país. Es aún más difícil si pensamos en que
las víctimas graves duplican esa cifra.Sin embargo, lo más complejo de comprender es que la mayoría de los accidentes no
son tales porque se pueden evitar. Y si se puede evitar no es un accidente.

Por eso, Matilde Menéndez te propone repasar las 2 medidas de seguridad más
eficaces (y conocidas) al momento de subirse al auto, y las posibles razones por las
que tal vez no se pongan en práctica:

Usar el cinturón de seguridad
Todos en mayor o menor medida sabemos que usar el cinturón de seguridad salva
vidas. Pero el pensamiento de muchos conductores y pasajeros suele ser que si el
viaje es corto, no es necesario, o bien que la única motivación para usarlo es evitar la
multa.
Estos argumentos son fáciles de refutar: ninguna persona puede predecir cuándo
sucederá el accidente ni tampoco hay estadísticas que avalen la idea de que un viaje
corto ea más seguro que uno largo. Por otra parte, la mayor motivación debe ser
proteger la vida misma (en vez de pensar en la evasión de penas).

Usar sistemas de retención integral para niños
Nadie duda del cariño que uno siente por los niños y la tendencia casi natural a
protegerlos. Pero en lo que refiere a seguridad vial, son los más vulnerables a pesar
de que contamos con numerosos aparatos para proteger esos cuerpitos. Los sistemas
de retención integral son las clásicas butacas para niños, ya sea los también llamados

huevitos (para los recién nacidos y los primeros meses de vida) o los elevadores de
asiento (para los más grandes). Los asientos para autos están hechos para gente
adulta: por eso es indispensable que los chicos cuenten con sistema especialmente
diseñado para su tamaño. Es una inversión que protege la vida de ese bebé o niño y
brinda la seguridad necesaria a la hora de trasladarse en automóvil.

El tránsito lo hacemos entre todos…y también nos afecta a todos. Por eso, tomar las
medidas que estén a nuestro alcance es el mejor aporte para modificarlo
positivamente y poder disfrutar de andar seguros en la calle