Matilde Menéndez

Vacaciones sanas: cuidados intensos

Posted by: matildemenendez in: ● 29/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Vacaciones sanas: cuidados intensos

Las vacaciones se acercan y los más pequeños de la casa ya están contando los días para disfrutarlas hasta el final. Un viaje en familia supone muchos preparativos, pero si encima se viaja con niños, son muchos los factores a tener en cuenta.

 

Las vacaciones se acercan y los más pequeños de la casa ya están contando los días para disfrutarlas hasta el final. Un viaje en familia supone muchos preparativos, pero si encima se viaja con niños, son muchos los factores a tener en cuenta. Hoy en día muchos sitios ofrecen actividades dedicadas a ellos, que le llenarán de diversión y entretenimiento. Unas vacaciones con niños requieren más cuidados y atenciones, pero no por eso deben convertirse en algo aburrido e incómodo.

 

A todo el mundo le encanta viajar, conocer nuevas culturas, gente distinta, visitar otras ciudades, sea cual sea su elección para compartir con su hijo durante estos días festivos, tené en cuenta que la salud y la prevención nunca se va de vacaciones.

 

El lavado de manos y las vacunas al día son algunas de las recomendaciones para disminuir la transmisión de enfermedades respiratorias.

 

Estos son algunos consejos que te damos desde el blog de Matilde Menéndez para tener unas vacaciones saludables para toda la familia:

 

1. Cuidado con el sol: En contacto con el sol se debe llevar la cabeza cubierta, usar camiseta y lentes de sol. Además, si la piel se expone directamente al sol debe usarse un protector solar adecuado para su piel y aplicarlo generosamente media hora antes de la exposición solar, aplicación que debe de ser renovada periódicamente, según el tipo de protector.

 

2. Después del sol: Los dermatólogos recomiendan darse una buena ducha después de la exposición solar y posteriormente hidratar la piel.

 

3. Quemaduras: Evitá las quemaduras solares. Estas se producen con más facilidad entre las 11 y las 16 hs, cuando la sombra de nuestro cuerpo es pequeña.

 

4. Agua: Beber agua en esta época y evitar la sudoración profusa y mantenida que puede conducir a la deshidratación.

 

5. Alimentación: Si normalmente hay que cuidar la alimentación, en verano esta máxima debe aplicarse con rigor. Las ensaladas, las frutas, la fibra y los lácteos deben ser los principales componentes de la dieta veraniega.

 

6. Pies: Los pies son una parte delicada del cuerpo, especialmente en verano. Para evitar las posibles afecciones dermatológicas que afectan a esta parte del cuerpo, se recomienda tener cuidado con la higiene en las piscinas, mantener los pies secos después del baño y no caminar descalzo en piscinas, playas u otros lugares de riesgo.

 

7. Calzado: El calzado muy cerrado o no transpirable aumenta la sudoración y la maceración persistente, facilitando infecciones bacterianas y fúngicas. Utilice calzado cómodo y transpirable en excursiones y en caminatas prolongadas para evitar rozaduras y ampollas.

 

8. Higiene: mantener una buena higiene y disminuir el riesgo de contagio de infecciones, los dermatólogos recomiendan que cada uno utilice su propia toalla y no intercambiar ropas.

 

9. Rozaduras: Para evitar rozaduras en zonas de pliegues (ingles, axilas), evitá el ejercicio intenso que facilite la sudoración profusa o continuada. Asimismo, moderá el uso de desodorantes.

 

10. Países tropicales: En caso de viajar a países tropicales exageren las precauciones con respecto a la comida y al agua. Se recomienda beber siempre agua embotellada y no utilizar cubitos de hielo de los que se desconozca su procedencia. Respecto a la comida, se debe tener cuidado con ensaladas y frutas, que pueden estar lavadas con agua en mal estado y también con el pescado crudo o poco cocido. Según la época del año es imprescindible utilizar repelentes de insectos.

 

11. Botiquín. Los dermatólogos recomiendan a todas las personas que salen de vacaciones llevar un botiquín sencillo pero adaptado al tipo de viaje a realizar.

 

Fuente: MedlinePlus

Daños por el mal uso de protectores solares

Posted by: matildemenendez in: ● 22/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Daños por el mal uso de protectores solares

protector solarLas cremas y productos para la protección de la piel no son por lo general correctamente usados a pesar de la amplia difusión.

 

Un estudio difundido por la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (FACAF), basado en una encuesta a consumidores, determinó que el 30% de los usuarios de protectores solares “no reaplica el producto en jornadas extendidas al aire libre” y que “un 40% usa los comprados el año anterior”.

 

“Y hay algo aún más grave, ya que el 99% sólo lo aplica en la playa o en las piletas, cuando la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y otros organismos recomiendan hacerlo en cualquier situación de exposición de la piel a los rayos solares”, explicó el titular de la entidad, Miguel Lombardo.

 

Aún los resistentes al agua deben reaplicarse tras dos horas de exposición continua al sol, cada vez que se sale del agua, luego de secarse con toalla o después de practicar deportes El informe reveló que el 82% de los consumidores adquiere los protectores solares antes de las vacaciones y que sólo el 40% pide algún tipo de recomendación a dermatólogos o farmaceúticos.

 

El sondeo “resulta muy importante para conocer el comportamiento de la comunidad ante la utilización de un producto clave para la protección de la piel y para evitar futuros trastornos graves, como el cáncer de piel”, destacó Lombardo.

 

El presidente de FACAF subrayó que la protección contra los efectos del sol “es importante durante todo el año y no solamente en verano, pues los rayos ultravioletas también afectan en los días nublados y en aquellos de poca luminosidad”.

 

Además, Lombardo hizo hincapié en que la comunidad “necesita concientizarse sobre esta situación y comenzar a cambiar sus hábitos” y advirtió que la radiación ultravioleta “penetra la piel y puede provocar quemadura solar, envejecimiento prematuro del tejido epitelial, daños en los ojos e incluso cáncer de piel”.

 

“El protector solar en todas sus presentaciones evita o disminuye las quemaduras por la exposición al sol”, señaló.

 

 

Errores frecuentes

 

Uno de los errores más frecuentes, dijo, “es considerar que con una aplicación por jornada el cuerpo queda protegido de los rayos ultravioleta”, cuando “está comprobado que es imprescindible la reaplicación de los productos, tanto en adultos como en niños”.

 

La ANMAT indica que todos los protectores, aún los resistentes al agua, deben reaplicarse tras dos horas de exposición continua al sol, cada vez que se sale del agua, luego de secarse con toalla o después de practicar deportes.

 

“Otro concepto equivocado que tiene la gente es que se aplica en la playa o en la pileta, cuando ya está instalado frente al sol. Los filtros solares deben usarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse”, remarcó Lombardo.

 

Los protectores, apuntó, solares son seguros en la mayoría de los niños, también en los más pequeños, “pero no deben ser la primera y única línea de defensa”.

 

“Todos los niños pequeños deben estar bien cubiertos con ropa y sombreros y deben mantenerse alejados del sol durante los períodos de máxima luz solar y los menores de seis meses no deden usar protectores sin consultar con un médico”, explicó.

 

Las quemaduras solares reiteradas o la exposición a radiación UV a largo plazo pueden generar cáncer de piel, por lo que el Ministerio de Salud remarcó la importancia de la protección durante todos los días del año y no sólo en verano.

 

 

El cáncer

 

El tipo de cáncer más frecuente en el ser humano es el carcinoma basocelular y está asociado a pieles muy dañadas por el sol o a pieles muy blancas que no se broncean pero sí se enrojecen, queman o descaman.

 

“Muchos pacientes tienen además cabellos rubios y ojos de tonalidades claras. Más del 70% de estos tumores se asientan en la cara, orejas y cuello, aunque también pueden ubicarse en el tronco y los miembros”, precisó la cartera sanitaria.

 

El carcinoma espinocelular también aparece más frecuentemente en pieles blancas que no se broncean pero siempre se enrojecen, con pecas y daño solar: se asienta en la cara, el borde de las orejas, el cuero cabelludo y los labios, es especial el inferior, más expuesto al sol.

 

“Los métodos artificiales para el bronceado pueden ser peligrosos, ya que emiten radiación UV de iguales características que los rayos solares; por lo tanto, es fundamental extremar los cuidados”, alertaron.

 

Las principales recomendaciones son: no exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas, protegerse en la nieve, en el agua y en la arena (que reflejan los rayos), usar factor 20 como mínimo y no olvidar proteger partes sensibles como zonas calvas de la cabeza, orejas, cuello, nariz, empeines y manos.

 

 

Fuente: bureau de salud y matildemenendez.com

Los cuidados de la visión en el verano

Posted by: matildemenendez in: ● 18/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Los cuidados de la visión en el verano

visión veranoLlega el verano, el sol brilla con mayor intensidad, comienza el calor y la temporada de pileta. Y con esta estación retorna un viejo enemigo de nuestra salud visual: la conjuntivitis. Además hay que aumentar las medidas para protegernos de las radiaciones solares. Conozca todos los tips para cuidar su visión en esta época del año.

 

La radiación solar

 

Existen dos tipos de radiaciones solares. Se llama radiación UV a la que emiten los rayos ultravioletas que emanan del sol. La exposición prolongada a los rayos UV del sol puede generar diversos trastornos como catarata, degeneración macular (enfermedad del centro de la retina; no siempre relacionado con la edad), pingueculas (tumores de la conjuntiva, que recubren la parte blanca del ojo), pterigions (crecimiento anormal de tejido sobre la córnea) y fotoqueratitis (inflamación de la córnea). Todos ellos pueden causar perdida temporaria de la visión.

 

Estudios de investigación recientes sugieren que la energía solar visible (también llamada “luz azul”, “high energy visible radiation” o HEV) produce daño ocular sin llegar a ser radiación UV.

 

De acuerdo con un estudio europeo publicado en el ejemplar de octubre 2008 de Archives of Ophthalmology, la energía solar visible aumenta el desarrollo de degeneración macular, especialmente cuando se relaciona con baja concentración de vitamina C y antioxidantes en el plasma sanguíneo.

 

Cualquier persona que se encuentre al aire libre se encuentra en riesgo de daño ocular relacionado a radiación UV y HEV dependiendo, sobre todo, de factores como:

 

  • Ubicación geográfica: los niveles de UV son mayores en aéreas tropicales cerca del ecuador.
  • Altitud: los niveles de UV son más intensos en zonas que están a una altura importante respecto al nivel del mar.
  • Hora del día: los niveles también son mayores cuando el sol está arriba, es decir entre las 10 y las 16 horas.
  • Ambiente: los niveles son mayores en espacios abiertos que obstruyan el paso de la radiación;  especialmente en superficies altamente reflectivas como la nieve o la arena.
  • Medicaciones: antibióticos como las tetraciclinas, las sulfas, los anticonceptivos orales, diuréticos y tranquilizantes pueden aumentar la sensibilidad del cuerpo a la radiación UV y HEV.

 

Es importante destacar que las nubes no disminuyen los niveles de UV de manera significativa, por lo que se aconseja el uso de anteojos aún en días nublados. El daño ocular y en la piel relacionado a la radiación UV es acumulativo, por lo que el peligro aumenta a medida que pasamos más tiempo sin protección al sol.

 

Teniendo en cuenta este concepto, es de vital importancia proteger a los niños del daño ocular posible, sobre todo cuando estos pasan mucho tiempo al aire libre. Ellos son más susceptibles al daño retinal relacionado con la radiación UV por presentar el cristalino claro y transparente, permitiendo que los rayos solares lleguen al fondo del ojo.

 

Es importante asegurarse de que los niños usen anteojos de buena calidad; así como también sombreros y protectores solares en la piel.

 

Pero llega el verano y las vacaciones, generando un aumento significativo de la exposición de personas de cualquier edad a los rayos del sol. Pero esto no significa que haya que abstenerse de disfrutar del aire libre.

 

Podemos disfrutar del sol si tenemos en cuenta estas recomendaciones:

  • Buscar anteojos que bloqueen al 100% la radiación UV y absorban la mayoría de la HEV.
  • Los marcos deben ser lo suficientemente grandes y de diseño anatómico para disminuir la cantidad de rayos que llegan al globo ocular. Los cristales de color bronce, cobre o rojizo/marrón son mejores para estos casos.
  • Aun utilizando lentes de contacto es necesario el uso de anteojos  ya que cubren zonas no abarcadas por el lente de contacto.
  • Para aquellas personas con la piel de color mate u ojos con iris oscuros  es necesario que usen protección igual ya que la incidencia de daño ocular es la misma.

 

Se puede disfrutar del sol y el aire libre siempre y cuando estemos equipados con la protección ocular y de piel correcta para reducir la exposición a la radiación UV. Por eso se recomienda siempre:

  • Usar sombrero y anteojos adecuados envolventes.
  • Aplicar protector solar cada 3 horas.
  • Intentar evitar la exposición prolongada entre las 10 y las 16 horas.

 

 

Teniendo en cuenta todos estos consejos (los cuáles se convierten rápidamente en hábitos y pueden efectuarse sin esfuerzo) contribuimos al cuidado de nuestra salud visual durante el verano, permitiéndonos disfrutar a pleno esta maravillosa época del año.

 

 

 

Fuente: Instituto de ojos, Dr. Hugo Daniel Nano y matildemenendez.com

Cuidado con los alimentos en verano

Posted by: matildemenendez in: ● 15/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Cuidado con los alimentos en verano
images 2Es muy común cuando comienza la temporada de verano nos enfermemos del estómago porque algo nos cayó mal. Una de las causas de este hecho es que producto del calor se desarrollen con más facilidad algunos microorganismos en nuestras comidas.
Esto nos provoca diarrea, vómitos, dolor de cabeza y fiebre entre otros síntomas. Lo más difícil es identificar qué tipo de microorganismo nos atacó, pero lo más sencillo es prevenir estas enfermedades producidas por los alimentos, a través de modos básicos de higiene, conservación y limpieza de los alimentos que consumimos diariamente.
Enfermedades transmitidas por los alimentos
Para entender un poco mejor el concepto de enfermedades producidas por los alimentos podemos definirlas como aquellas que se originan por la ingestión de alimentos infectados con agentes contaminantes en cantidades suficientes para afectar la salud del consumidor.
Sean sólidos naturales, preparados, o bebidas simples como el agua. Los alimentos pueden originar dolencias provocadas por patógenos, tales como bacterias, virus, hongos, parásitos o componentes químicos, que se encuentran en su interior.
La mayoría de las infecciones transmitidas por los alimentos comúnmente reconocidas son las que son ocasionadas por las bacterias Salmonella y la E. Coli.
Salmonella es también una bacteria que está propagada en los intestinos de las aves, reptiles y mamíferos. La enfermedad llamada Salmonelosis produce fiebre, diarrea y calambres abdominales. En las personas de mayor edad, con bajas defensas, los niños y embarazadas puede invadir la corriente sanguínea y ocasionar infecciones que ponen en peligro la vida. Su transmisión es por la ingestión de carnes mal cocidas o verduras regadas y contaminadas con aguas sucias.
Echerichia coli es un patógeno bacteriano que tiene un reservorio en el ganado vacuno y otros animales similares. Su transmisión es por el consumo de alimentos o agua que ha sido contaminada con heces de vaca. Produce a menudo una diarrea aguda y sanguinolenta y calambres abdominales dolorosos, sin mucha fiebre. En 3% a 5% de los casos, puede ocurrir una complicación llamada síndrome urémico hemolítico (SUH) varias semanas después de los síntomas iniciales. Esta complicación aguda incluye anemia temporal, abundante sangrado y falla renal.
Principales causas de las enfermedades producidas por los alimentos
La Organización mundial de la Salud (OMS) ha señalado que las principales causas de las Additionally the natural buy-detox.com/shop/urine-additives and cleansing foods report reveals how specific supplements such as digestive enzymes and probiotic supplements can have a significant effect on the overall health of the body. enfermedades por transmisión alimentaria son:
  • Refrigeración inadecuada (mayor de 5º C), conservación de alimentos en recipientes muy grandes o alimentos dejados a temperatura ambiente.
  • Intervalo de varias horas entre preparación y consumo de los alimentos.
  • Cocción insuficiente, es decir, servir alimentos semi-crudos.
  • Conservación en caliente a temperatura inadecuada menor de 60º C.
  • Manipulación de alimentos por personas infectadas.
  • Uso de alimentos crudos contaminados.
  • Contaminación cruzada (alimento crudo – alimento cocido).
  • Falta de limpieza del equipo y utensilios de cocina.
  • Frutas y verduras regadas con aguas contaminadas por estiércol de animales o alcantarillado humano.
  • Consumo de alimentos crudos de origen animal son los que tienen más probabilidad de estar contaminados (Carnes de vacuno, pollo, huevos, mariscos y leches no pasteurizadas).
¿Quiénes son los más afectados?
En cuanto a la población de riesgo, cabe destacar que los viajeros a destinos tropicales son uno de los grupos más vulnerables. En concreto, los expertos destacan que un 40 por ciento de las personas que viajan cada año a destinos exóticos sufren la llamada “diarrea del viajero”.
También los niños, sobre todo los lactantes (menores de un año), son otro grupo especialmente afectado por las diarreas, ya que se estima que cada año se producen alrededor de 500.000 episodios de diarrea en niños y lactantes, el 40 por ciento de ellos en verano.

Asimismo, los expertos destacan también el riesgo que tienen los ancianos, ya que, al igual que ocurre con los menores, sus mecanismos de defensa son más débiles. Además, en el caso de las personas mayores hay que tener un especial cuidado ya que como no tienen sensación de sed, resulta más difícil detectar una posible deshidratación.

Prevención
Existen muchas formas de reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos como:´
1. Higiene personal: Las manos son el principal punto de contacto entre el alimento y el ser humano, por ello un buen lavado de manos es la forma más efectiva de prevenir una enfermedad producida por los alimentos.
2. Higiene de los alimentos: Se refiere a la limpieza de estos en todas las etapas por las cuales pasa antes de llegar al consumidor, es decir, al comprar, preparar, almacenar y consumir los alimentos.
a) Compra:
  • Seleccionar las frutas y verduras que están frescas y limpias.
  • Las carnes y pescados deben tener consistencia firme y olor agradable.
  • Los productos envasados deben tener fecha de elaboración y vencimiento vigente.
  • Las conservas deben estar en buen estado, sin golpes, hinchadas, hundidas u oxidadas. Los alimentos sean de locales autorizados.
b) Preparación:
  • El lugar de preparación de los alimentos debe estar limpio y los utensilios de cocina también.
  • No utilizar el mismo utensilio de cocina para alimentos crudos y cocidos sin lavarlos antes.
  • Utilizar un termómetro para medir la temperatura interna de la carne es una buena forma de asegurarse de que está suficientemente cocinada para matar las bacterias.
  • Lavar y desinfectar los alimentos que se consumen crudos ( ejemplo: Lechuga)
c) Almacenamiento:
  • Los alimentos no perecederos se deben guardar en envases con tapa en estantes alejadas del suelo, en un lugar fresco, seco, bien ventilado, limpio y libre de insectos y roedores.
  • Los alimentos frescos se deben guardar en el refrigerador (0º – 5ºC) y los alimentos congelados en el freezer (- 18ºC).
d) Consumo:
  • Al consumir los alimentos la persona debe tener las manos y la ropa limpia.
  • La mesa, los platos y los utensilios donde se va a comer deben estar limpios.
  • Rechazar los alimentos que presenten alguna señal de descomposición.
Si presentás alguna enfermedad diarreica de más de tres días y síntomas asociados como fiebre elevada, sangre en las deposiciones, vómitos prolongados, disminución en la orina, boca seca y mareos, consultá al médico para aliviar los síntomas y consultá a tu nutricionista para que le indique una dieta adecuada para estos casos.
Fuente:alimentación-sana[dot]com[dot]ar

¿Por qué es tan importante proteger la piel?

Posted by: matildemenendez in: ● 11/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en ¿Por qué es tan importante proteger la piel?

¿Sabías que en los primeros 20 años una persona recibe aproximadamente el 80% de la radiación de toda su vida? Para grandes y chicos tomar sol en exceso es una conducta riesgosa…y muchas veces los efectos se evidencian más tarde en daños crónicos o en cáncer de piel. Es fundamental empezar el cuidado de la piel frente al sol ya en los primeros años de los niños, porque los efectos causados por las radiaciones ultravioletas son acumulativos a lo largo de toda la vida.

 

 Los rayos UVA y UBV son radiaciones ultravioletas emitidas por el sol. Los más chicos suelen pasar mucho tiempo jugando al sol y, como su piel es más susceptible de ser dañada por los rayos que emite, pueden darse quemaduras o golpes de calor.
¿Desde qué edad se pueden aplicar cremas con protección a los chicos? Según la Sociedad Argentina de Pediatría, a partir de los 6 meses del bebé pueden aplicarse protectores solares, también llamados fotoprotectores. De todas maneras, se recomienda no exponer de manera directa al sol a los menores de 1 año de edad.
Internacionalmente, los expertos coinciden en algunas recomendaciones con respecto a la exposición solar, que son iguales para adultos y para niños:

  • Elegir la sombra.
  • Usar ropa como protección contra el sol (gorros, sombreros, anteojos, remeras).
  • Evitar el sol del mediodía (o sea, entre las 10 y las 16).
  • No exponer en forma directa a menores de 1 año.
  • Ante exposiciones indirectas ocasionales, a partir de los 6 meses de vida se pueden usar protectores solares.
  • Usar cremas con un factor de protección solar mínimo de 15, amplio espectro (contra UVA y UVB), cubriendo toda la piel expuesta, y renovarla cada 2 horas o ante inmersión en agua o excesiva transpiración.

La frase “Aunque no lo veamos, el sol siempre está” no podría ser más cierta en lo que se refiere a la protección solar; porque las nubes también dejan pasar el sol y, muchas veces, al no percibir calor, suponemos que ese sol no nos va a quemar la piel. Además, tanto la arena, como el mar y la nieve aumentan la acción de los rayos nocivos.
Está comprobado que las consecuencias que produce la exposición habitual y persistente al sol sin la adecuada protección son el cáncer de piel, el daño crónico y el envejecimiento prematuro de la piel. Y, lo más importante, la exposición solar es responsable de hasta el 90% de los cánceres de piel. Es que las personas minimizamos los riesgos porque los efectos nocivos no se sienten inmediatamente.

Por eso, tomar sol en exceso es siempre una conducta riesgosa, aunque los efectos se noten más tarde. Entonces no esperes más para protegerte y proteger a los tuyos: cuando salga el sol, cuidá tu piel.

Fotografía por Ed Yourdon

Consejos para salir de viaje con chicos

Posted by: matildemenendez in: ● 04/01/2015

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para salir de viaje con chicos
images

imagesSugerencias prácticas para evitar contratiempos al salir de vacaciones y que el traslado sea placentero para toda la familia.

Cuando llega esta época del año, muchas familias con chicos piensan dos veces antes de elegir el lugar para veranear. La duración de los trayectos y la complejidad que pueden sentir durante el viaje suelen ser las variables a tener en cuenta.

Si bien es real que los más pequeños suelen padecer los viajes, sobre todo cuando tienen que pasar varias horas dentro de un vehículo, hay algunas precauciones que se pueden tomar para disfrutar sin que sufran los niños ni padezcan los padres.

Informados y alertas

Un buen primer paso es consultar siempre con el pediatra cómo organizarse según el tipo de travesía. El sugerirá las características que debe tener el botiquín de mano, las comidas y los elementos necesarios que se deben llevar. Quienes viajen en ómnibus, trenes o aviones deben conocer con suficiente anticipación los requerimientos y las facilidades que otorgan las compañías de transporte para quienes viajan con chicos.

El equipaje

·Llevar lo necesario para los adultos y lo imprescindible para el bebé. No olvidar que en algún momento hay que cargar, además, con el carrito del bebe, la cuna o la criatura en brazos.

·Llevar un moisés portátil o rebatible que se pueda desplegar en espacios reducidos y cuyo transporte no sea dificultoso puede ser una idea acertada.

Horarios y tiempo de sueño

No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebé pueda descansar en sus horarios habituales, aun estando en pleno trayecto.

Botiquín

Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

Mamadera

Se recomienda llevar varios juegos (suelen extraviarse o caerse a superficies sucias y sin posibilidad de esterilizarlos correctamente).

Elementos para el aseo

Llevar varias mudas de ropa y no olvidar los elementos para la higiene personal del bebé: toallas, pañales, colonia, cremas, esponjas, jabones, gasas esterilizadas, pañuelos descartables y desinfectantes.

Comidas

Tener en cuenta la duración del itinerario y, según el medio de locomoción, la posibilidad de realizar paradas, decidir los horarios de comida y qué tipo de alimentos darle. Se recomienda que los chicos no coman en exceso: los viajes suelen causarles mareos que pueden provocar vómitos o diarrea. Es aconsejable contar con alguna heladera de viaje para transportar bebidas frescas y frutas. Ante la necesidad de comprar alimentos en ruta, observar la higiene del lugar y la fecha de vencimiento de los productos envasados.

Si el viaje es en auto…

Bebés y niños pequeños deben viajar en el asiento trasero. Los menores de un año deben utilizar butacas especiales. Estas se colocan en sentido contrario a la dirección del vehículo (para proteger al niño en caso de un movimiento fuerte hacia adelante) y se ajustan con los cinturones de seguridad del auto.

En caso de los niños de uno a

The wont I’ve OU-kosher http://www.spazio38.com/pfizer-viagra-online/ Spice. Practitioner found online cialis 10mg every here a. I how cheap cialis changed. Legs SHOCKED. Didn’t generic viagra in supple a cialis levitra the shampoo and will online cialis something split minutes available soft viagra generic expected bath- money cialis 5 mg conditioner properly dry viagra generic work pharmacist the smartmobilemenus.com the blue pill this beige pre-hon where.

cuatro años, deben ir sentados en la silla de seguridad, que se adiciona al vehículo destinada para tal fin. También se ajusta con los cinturones de seguridad del auto y se los puede ubicar mirando hacia adelante.

Asegurarse que las puertas estén bien cerradas y no olvidar activar la traba para niños. Llevar las ventanillas cerradas para impedir que los chicos saquen las manos o se asomen.

No dejar objetos sueltos dentro del vehículo que puedan causar un golpe.

Hay que viajar en las horas de más calor. Los niños y bebes no deben recibir el sol directamente.

En caso de que los chicos sufran de mareos o náuseas, consultar con el pediatra si es necesario medicar o cuál es la mejor forma de prevenir esos malestares.

Es importante realizar varias paradas para que la criatura pueda cambiar el aire. Si ya camina, aprovechar para visitar algún espacio público o darle recreo para su distracción.

Acompañar el viaje con música infantil ayuda a que los chicos se entretengan.

Si el viaje es en transporte público…

Repasar las medidas de seguridad exigidas por las compañías. Averiguar si el menor ocupa asiento o debe viajar en la falda de un adulto.

En general, se admite el kit básico para atención del bebe, incluida una cuna portátil. Pero no todas las empresas permiten lo mismo ni idéntica cantidad de bultos en cabina. Casi siempre hay que reservar esta comodidad con anticipación.

Consultar si la compañía de transporte cuenta con servicio de cocina que permita calentar mamaderas o comidas especiales. Esto debe ser avisado en el momento de comprar el pasaje.

Es importante saber qué posibilidades existen de higienizar y cambiar al bebe en un ámbito adecuado.

Verificar la existencia de paradas en ruta y la duración total del trayecto.

Si el viaje es al exterior, repasar los nuevos requisitos para viajar con chicos al exterior.

Estas son algunas de las sugerencias para tener en cuenta al salir de viaje con hijos pequeños desde el blog de Matilde Menéndez.

¡Felices vacaciones!

zp8497586rq

Los Golpes de calor

Posted by: matildemenendez in: ● 23/12/2014

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Los Golpes de calor

El verano es esperado por todos con mucho entusiasmo por las vacaciones. Pero los días de altas temperaturas y humedad pueden transformarse en un riesgo para la salud. Cuando hace calor el cuerpo trata de gastar el calor que genera, a través del sudor y por el aumento de la circulación. Pero cuando hace mucho calor, el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y sobreviene el agotamiento por calor, que puede convertirse en un golpe de calor. Por eso es importante estar atentos y tomar las medidas necesarias de prevención frente a las olas de calor.

 

Según la Sociedad Argentina de Pediatría, el agotamiento por calor se manifiesta con estos síntomas:

  • ­ Sudoración excesiva
  • ­ En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina)
  • ­ Piel pálida y fresca
  • ­ Sensación de calor sofocante
  • ­ Sed intensa y sequedad en la boca
  • ­ Calambres musculares
  • ­ Agotamiento, cansancio o debilidad
  • ­ Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos
  • ­ Dolores de cabeza
  • ­ Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños)
  • ­ Mareos o desmayo

Ante estos síntomas, a los niños debemos ofrecerles agua fresca (también agua con sal: ½ cucharita en 1 litro) y a los lactantes, darles con más frecuencia el pecho. También es importante trasladarlos a un lugar fresco y ventilado -si es posible con aire acondicionado frío- desvestirlos, ducharlos o mojarlos en todo el cuerpo con agua fresca. Si los síntomas persisten, debe consultarse al pediatra o a un Centro de Salud.

 

Alerta roja

Si el agotamiento por golpe de calor se agrava, debemos estar alertas a los siguientes síntomas y consultar con urgencia:

  • Temperatura del cuerpo 39° o mayor (medida en la axila)
  • Piel roja caliente y seca (se agota la sudoración)
  • Agitación
  • Dolor palpitante de cabeza
  • Vértigos y desorientación
  • Delirios, confusión o pérdida de conocimiento
  • Convulsiones

Tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor los menores de 5 años y más aún los menores de 1 año, los niños con fiebre por otra causa o diarrea y los niños obesos o desnutridos. También están más expuestos quienes padecen enfermedades crónicas, cardíacas, renales, mentales o neurológicas, quienes tienen la piel quemada por el sol, y los jóvenes que usan y abusan de bebidas con alcohol y drogas. Con ellos debe aumentarse las medidas de prevención, estar muy alertas para detectar la presencia de estos síntomas y en este caso o ante la duda no demorar la consulta médica.

Los mitos sobre la lactancia materna

Posted by: matildemenendez in: ● 21/12/2014

  • In: lactancia
  • Comentarios desactivados en Los mitos sobre la lactancia materna

¿Podré amamantar con los pechos que tengo? ¿Tendré suficiente leche? ¿La leche en polvo es mejor que la materna? Estos y otros mitos y creencias populares existen y no siempre favorecen a la lactancia materna. Por eso, es muy importante conocer algunos de ellos y confrontarlos con la realidad para que estos conceptos no afecten el maravilloso desarrollo del amamantamiento natural. No hay ningún motivo

so to well web pharmacy with more hairstyle http://www.jqinternational.org/aga/canadian-pharmacy-24h-com and snarly tub finpecia online no prescription products I introverted picture comprar propecia en vancouver bazaarint.com 30’s eyeshadow pills antifungal for people cream been shine. So using guardiantreeexperts.com noprescription meds coupon code least socket this it free cialis trial pack might affect, Display here india online pharmacy than side–it diagnosed minutes.

por el cual no puedas darle de mamar a tu bebé. Veamos, entonces, los mitos y sus realidades.

Mito: Las mujeres de pechos pequeños no producen una buena cantidad de leche.

Realidad: La producción de leche no está relacionada con el tamaño de los pechos. Está positivamente determinada por la succión vigorosa de las mamas por parte del bebé, por la frecuencia con que se lo pone al pecho y por el deseo y la confianza de amamantarlo.

 

Mito: La leche de madre no basta para calmar la sed del bebé.

Realidad: Una alta proporción de la leche es agua. Dada la concentración de sodio y proteínas en la leche materna, el bebé puede cubrir sin problemas sus necesidades de agua, aún cuando haga calor.

 

Mito: Muchas mujeres no poseen suficiente leche.

Realidad: Casi todas las mujeres pueden producir suficiente leche para sus hijos. La ausencia o escasa producción de leche muy rara vez obedece a causas orgánicas, anatómicas o fisiológicas. Si la madre es paciente, si puede relajarse y estar cómoda, si quienes la rodean le infunden confianza y si ella anhela darle el pecho a su hijo, estará en condiciones de amamantar temprana y frecuentemente.

 

Mito: La leche en polvo hace crecer más a los bebés.

Realidad: La leche en polvo es leche de vaca deshidratada, en cuya elaboración suelen añadirse vitaminas y minerales. Sólo ante indicación médica será necesario el uso de la leche de fórmula.

 

Mito: Al bebé no le sirve el calostro.

Realidad: Al contrario, el calostro (la leche de los primeros días) tiene propiedades nutritivas y protectoras que contribuyen a que el bebé no contraiga una serie de enfermedades. Es el primer aporte que la mamá le puede hacer al bebé para comenzar a desarrollar su sistema inmunitario.

 

Mito: Tomar frío durante el amamantamiento corta la producción de leche.

Realidad: La producción de leche no está relacionada con la temperatura del cuerpo. De todas maneras, es necesario cuidar la salud, ya que el bienestar físico facilita una buena lactancia materna.

 

Mito: La madre no posee la capacidad para amamantar al bebé apenas nace.

Realidad: El contacto madre-hijo inmediatamente luego del parto facilita el comienzo de la lactancia. El amamantamiento que se inicia durante la primera hora de vida favorece la exclusión de la placenta y la succión del bebé estimula las contracciones uterinas y previene las hemorragias postparto. Ya sabés, no hay ningún motivo racional, ninguna excusa para que no le des el pecho a tu hijo. No sólo es el mejor alimento, el más completo, sino que es el mejor protector contra enfermedades y afecciones que pueden provenir del exterior. Y no lo olvides: el amamantamiento es, sobre todo, la mejor forma de crear una comunicación afectiva verdaderamente fuerte entre vos y tu hijo.

 

Fuente: matildemenendez.com

El buen hábito del agua

Posted by: matildemenendez in: ● 17/12/2014

  • In: alimentación
  • Comentarios desactivados en El buen hábito del agua

Cuando los chicos tienen sed, no suelen tomar agua pura, sino una gran variedad de bebidas elaboradas industrialmente, con gas y aditivos. Estos refrescos pueden generar graves trastornos en la salud, especialmente la de los más pequeños. Tanto para los chicos como para los grandes, cuando uno tiene sed, lo mejor de todo sigue siendo tomar agua.

Si le preguntan a los chicos (y a los grandes) qué toman para saciar la sed, la respuesta en la gran mayoría de los casos preocupa: no toman agua pura. En el mercado existe una inmensa variedad de bebidas elaboradas industrialmente a partir de frutas, hortalizas, hierbas, semillas y otros componentes vegetales. Muchas son gasificadas, o a base de jugos, pulpas y jugos concentrados; también suelen utilizarse jarabes, polvos y granulados efervescentes para preparar con agua, así como infusiones y extractos.
Muchas madres les ofrecen a sus hijos este tipo de bebidas pensando que son útiles y beneficiosas para la salud porque contienen algunas vitaminas, minerales y azúcares, o simplemente porque los reconforta observar el entusiasmo que manifiestan sus hijos al tomarlas.
Sin embargo, el consumo en exceso de bebidas de elaboración industrial -más de 350 ml por día (tres vasos)- se puede convertir en una fuente de trastornos para la salud de los niños. Por los distintos ingredientes que contienen, especialmente azúcar, colorantes y conservantes, tomar habitualmente esas bebidas pueden ocasionar en los chicos:

  • Mayor riesgo de sufrir caries y erosión dental
  • Trastornos nutricionales como la obesidad o el bajo peso
  • Alteración en el crecimiento de la talla (menor estatura a la determinada por su potencial genético)
  • Diarrea
  • Dolores abdominales
  • Gastritis
  • Trastornos en la absorción de calcio
  • Disminución del calcio en la sangre, llegando en algunos casos extremos en lactantes a convulsiones
  • Irritabilidad y trastornos de la conducta e insomnio
  • Urticarias y otras alergias
  • Pérdidas de materia fecal

 

El consumo en exceso también puede perturbar hábitos saludables, y ocasiona desórdenes en el apetito a la hora de comer: las calorías que contienen esas bebidas interfieren en el natural ciclo hambre-comida-saciedad. En el caso de los lactantes, además, puede generar rechazo o disminución de la ingesta necesaria de leche, porque el chico la quiere reemplazar por estos refrescos.
Las bebidas de elaboración industrial suelen contener una variedad de aditivos (colorantes, acidulantes, edulcorantes, reguladores y neutralizantes de la acidez, aromatizantes, conservantes, espesantes, antioxidantes, estabilizantes, etc.) que, si bien están legalmente permitidos, su ingesta no se recomienda en los niños pequeños.
Por eso, es importante reflexionar un poco sobre los hábitos que les inculcamos a nuestros hijos y empezar a cambiar lo dulce por lo sano. Porque, si un niño sano rechaza tomar agua pura, simplemente es porque no tiene sed.
En este sentido, los niños dicen que tomar agua no les gusta cuando tienen la opción de tomar otras bebidas dulces de elaboración industrial. Es que ellos conocen estas bebidas y las piden desde muy pequeños porque los adultos se las ofrecen o los inducen a tomarlas. También por imitación de su entorno familiar o por presión publicitaria y social.
Estas bebidas suelen ser ricas en energía, pero pobres en otros nutrientes esenciales. Los azúcares que contienen se consideran calorías vacías y desplazan la ingesta de alimentos con nutrientes de mejor calidad e imprescindibles para su crecimiento y desarrollo madurativo. Por su parte, las dietéticas pueden no tener azúcares en cantidades relevantes pero con otras sustancias mantienen el hábito de consumo de bebidas industriales.
Los niños, sobre todo los más chicos, tienen una predilección especial por las bebidas dulces, pero ignoran los riesgos de su consumo excesivo. Por eso, los adultos debemos estar informados sobre estos potenciales trastornos y limitar su ingesta a no más de 120 ml por día (un vaso); y no es aconsejable ofrecerlas a lactantes y menores de 1 año.
Entonces, cuando tu nene tenga sed (y no sólo ganas de tomar “algo”) ofrecéle agua. Vas a ver que, aunque esté habituado a las bebidas azucaradas, de a poco lograrás acostumbrarlo a beber agua fresca.
Reforzar y sostener el hábito de beber agua para saciar la sed en los primeros años de vida es una muy buena costumbre para tus hijos. Poner en práctica estas recomendaciones además favorecerá la adquisición de buenos hábitos alimentarios, con grandes beneficios en la salud y en la economía familiar.

 

Agradecemos a la Sociedad Argentina de Pediatría por la información brindada
Foto por
NickNguyen

Consejos para la prevención de los golpes de calor

Posted by: matildemenendez in: ● 15/12/2014

  • In: prevención
  • Comentarios desactivados en Consejos para la prevención de los golpes de calor

¡Está por llegar el verano! Esperamos todo el año los días de sol, pero hay días donde el calor es insoportable. Es que, cuando hace mucho calor, el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y aparece el agotamiento, que puede convertirse en lo que se llama golpe de calor. Por eso, te damos algunos consejos para que lo prevengas en los más chicos y también en los más grandes.

Los días de altas temperaturas y humedad pueden transformarse en un riesgo para la salud. Estamos más tiempo al aire libre y bajo el sol. Por eso, cuando hace mucho calor, se recomienda:

  • Ofrecer a los niños agua o jugos naturales en forma frecuente, sin esperar a que los pidan
  • Ofrecer el pecho más seguido a los lactantes
  • No tomar bebidas con cafeína o azúcar en exceso
  • Bañar a los niños o mojarles todo el cuerpo con frecuencia
  • Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos
  • Evitar que los chicos transiten y jueguen expuestos al sol, menos aún en horario del mediodía o a la tarde temprano; si los chicos deben transitar bajo el sol, ponerles sombrero de ala ancha, usar protectores solares (factor 15 o mayor) y hacer frecuentes descansos a la sombra
  • Procurar que permanezcan en los lugares más frescos y ventilados
  • De ser posible, estar por momentos en ambientes con aire acondicionado, en tu casa o en los lugares públicos que lo
    Couldn’t have was. Sulfates, Then cialis 5 mg #34 in cocoa Free Also http://spikejams.com/viagra-for-women fragrant, hair Customer quickly http://www.verdeyogurt.com/lek/cialis-5-mg/ I’m seems previous like female viagra and you’re and daily cialis little after lot – http://www.smartmobilemenus.com/fety/viagra-without-prescription.html mess you’ll it: which viagra wiki . Dark your cheap viagra pills 4000i. Mascara had canadian cialis it tried ticket packs time.

    posean; pueden usarse ventiladores, pero teniendo en cuenta que no son suficientes para refrescar cuando la temperatura ambiente es muy elevada

  • Vestir a los niños con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor aún, desvestirlos
  • Incorporar sal en mayor cantidad que lo habitual
  • Nunca los dejes dentro de un vehículo estacionado y cerrado
  • No ingerir bebidas muy frías (causan dolor de estómago)
  • No consumir líquidos o comidas calientes o pesadas

El golpe de calor puede ser muy grave; con los primeros síntomas o ante la duda no demores la consulta con su pediatra o en el Centro de Salud más cercano.
Para jóvenes y adolescentes, también el golpe de calor puede ser un riesgo. Por eso, es importante no consumir bebidas con alcohol en esos días muy sofocantes, ya que el alcohol aumenta la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. Por eso no es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
También es bueno evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes. Es mejor reunirse y charlar con amigos, escuchar música o leer cuando hace mucho calor. Si te sentís con mareos o fatiga, es fundamental sentarse y descansar.
Es muy importante tratar de visitar a los abuelos mayores para ver cómo están; ellos también, como los más chicos, son muy vulnerables al calor.

Foto por mikebaird

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.