Matilde Menéndez

Convertite en una persona “eco”

Posted by: matildemenendez in: ● 01/09/2014

images (17)
Para sumarte a la movida a favor del medio ambiente no es imprescindible afiliarte a una organización ecologista. Tampoco, abandonar todo lo que te gustan. Basta con implementar pequeños hábitos en tu vida cotidiana. ¿Te animás a tener una rutina más verde?

 

Agua

No hay nada más lindo que un buen baño de inmersión. Pero no todos los días. Una ducha corta y efectiva es suficiente la mayoría de las veces. Si podés reduciar el tiempo de baño sólo dos minutos, ahorras miles de litros de agua y una buena cantidad de energía que se consume al calentarla. Lo mismo, con los dientes: no es necesario tener la canilla abierta 10 minutos.

En ese sentido, evitá que en casa existan perdidas en tanques, inodoros, canillas, etc.

De toda el agua existente en nuestro planeta, solo es potable menos del 1%.  Más de dos millones de personas, especialmente niños, mueren al año en todo el planeta por ingerir agua contaminada.

 

Energía

¿Por qué prendemos instantáneamente la luz? Ni bien te levantes, abrí las persianas y aprovechá la luz natural. Dejá las lamparitas para la despedida del sol.

Hay una regla de oro: apagar todo lo que no estés usando. Nadie necesita 5 luces encendidas al mismo tiempo ni pasear por la casa con la tele de fondo. Es más, en algunos casos, conviene desenchufar los electrodomésticos: ocurre con los que tienen programa en espera o stand-bye, ya que gastan un montón de energía de manera innecesaria.

Un buen consejo es comprar lámparas de bajo consumo: duran hasta 10 veces más y consumen un 75% menos de energía.

Y acordate de desprogramar el salvapantallas del ordenador, ya que sólo malgasta energía.

Si tenés lavavajillas, no lo enciendas hasta que esté lleno. Lo mismo, con el lavarropas.

Si podés ir al trabajo caminando o en bici, te harás bien y le harás un mimo más al planeta, al no contaminar.

 

Basura

Intentá, en lo posible, separar la basura. Las latas y botellas se pueden reciclar. Averigua en tu barrio, en los CGP (si sos de Capital), si hay algún programa o plan al respecto. Lo mismo, con las pilas y otros desechos tóxicos. No arrojes basura en las veredas, calles y rutas. Y, mucho menos, en los cursos de agua.

Si podés volver a las servilletas de tela y gastar menos papel, ayudarás al mundo verde.

Cuando vayas de compras, seleccioná productos cuyos envases sean retornables o biodegradables. Y llevá tus propias bolsas: cuanto menos plástico haya en casa, mejor. Reutilizá las bolsas de plástico que tengas: no colecciones bolsitas.

 

Productos biodegradables

Intentá comprar productos de limpieza biodegradables y líneas ecológicas. Existen muchas en el mercado. No compres, en lo posible, productos en aerosol. Si tenés otra opción, elegila.

En el hogar, usá con moderación los productos químicos, especialmente los de limpieza e insecticidas. Estudios recientes demuestran que el nivel de contaminación ambiental dentro del hogar es superior al del exterior, y esto se debe a los productos de limpieza e insecticidas que abundan en las casas. Esto podría ser la causa del notable incremento de las enfermedades respiratorias, asma, alergias, etc. e irritaciones de la piel que se observan en los últimos años.

Además, estos productos se filtran y, a través de las napas, contribuyen con la contaminación de la napa de agua subterránea, ríos y mares.

Recordá que no son biodegradables ni los plásticos, ni el telgopor ni el vidrio. Y que son muy contaminantes las pilas, los aerosoles, el telgopor, los productos de limpieza y los insecticidas.

Podés limitar el uso de detergentes usando una solución de vinagre o limón: sirve para cerámica y vidrios y es desengrasante. Para limpiar el horno, rociar con agua caliente y agregar bicarbonato de sodio; luego, fregar suavemente con virulana fina.

En lugar de naftalina, que afecta al hígado y los riñones, utilizar bolsitas con flores de lavanda.

Para ahorrar energía, al cocinar evitá que la llama sobresalga del recipiente. Preferí las ollas a presión o de materiales especiales, que permiten una cocción más rápida y a fuego lento.

 

Capa de ozono

La capa de ozono es una esfera de gas que rodea al planeta, protegiéndolo de las radiaciones ultravioletas que provienen del sol. Estos rayos producen cáncer de piel, cataratas y depresión del sistema inmunitario en el organismo humano, además de afectar las cosechas y destruir el plancton en los ecosistemas acuáticos.

Los productos que destruyen la capa de ozono son varios, pero los más importantes son los conocidos como clorofluorocarbonos (CFC), que se encuentran en el gas refrigerante de las heladeras y aparatos de aire acondicionado del hogar y automóviles, en las espumas aislantes (telgopor), en los matafuegos con halones y en los aerosoles.

¿Qué podemos hacer para evitar la destrucción de la capa de ozono? Revisá que no existan pérdidas del gas en tu heladera y en los aireacondicionados de tu hogar y de tu casa. Si tenés que comprar una heladera, preguntá por las que no contaminan.

Evitá comprar telgopor, en todas sus formas. Y también los productos en aerosol.

 

Fuentes: Revista Eco, UNIDA

No Comments to "Convertite en una persona “eco”"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.