Matilde Menéndez

El 90% de los chicos desayuna mal y pone en riesgo su salud, advierten expertos de la UBA

Posted by: matildemenendez in: ● 27/05/2014

desayunoEso provoca, en el corto plazo, pérdida de capacidad de atención, malhumor y dolor de cabeza. Y con el tiempo afianza costumbres que pueden multiplicar patologías.

 

 

Apagar el despertador, robarle 15 minutos más en la cama, vestirse a las corridas y salir sin casi nada en el estómago. No, a la escuela. Los chicos están reproduciendo una costumbre de adultos que pone en peligro su salud. Sólo uno de cada diez chicos en edad escolar toma un desayuno nutricionalmente completo en su casa antes de ir al colegio.

 

La conclusión surge de los primeros resultados de una compilación de tres investigaciones que lleva adelante el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA) y la Cátedra de Política Alimentaria en la Escuela de Nutrición de la UBA (Universidad de Buenos Aires). El Centro está analizando la dieta de 1.250 alumnos de 87 escuelas en seis provincias y los primeros datos son “preocupantes”.

 

“Sólo un 10% hace en sus casas un desayuno de buena calidad nutricional”, asegura Sergio Britos, director del CEPEA. ¿Qué pasa con el 90% que queda? “Cerca del 40% desayuna algo insuficiente en sus casas y el 60% de las familias restantes supone que en la escuela le darán un buen desayuno, cosa que no termina sucediendo en todos los casos”, explica el nutricionista.

 

Britos dice que hay un mix de razones que explican por qué los nenes salen de casa con la panza vacía: “Hay un componente socioeconómico importante que suprime el desayuno por necesidad, pero también hay un porcentaje muy grande, que cada día crece más, de familias que pueden darle un desayuno completo a sus hijos pero que no lo hace por apuro, porque no quiere pelearse con los chicos para que tomen la leche o simplemente por una cuestión de hábitos”.

 

Los especialistas aseguran que se perdió la costumbre. “La excusa más habitual es la falta de tiempo. Hacemos todo por dormir más y creemos que quedarnos media hora más en la cama nos va a ayudar a no dormirnos durante el día mucho más que sentarnos a tomar el desayuno. Nada más errado”, define Silvio Schraier, director de la carrera de médicos especialistas en nutrición de la UBA y presidente de la Fundación Argentina de Nutrición.

 

“Durante las horas en que dormimos nuestro cerebro sigue funcionando y consumiendo glucosa, su principal combustible. Cuando nos levantamos el cuerpo está con el tanque al límite y necesita llenarlo”, explica Scharier.

 

 

Las consecuencias

 

No desayunar, asegura el nutricionista, es romper un ciclo biológico. Siguiendo con la metáfora del auto. Los chicos, en pleno período de crecimiento y desarrollo, gastan mucho más combustible que los adultos. Y no hacer las cargas a horario y con la nafta adecuada no tarda en hacerse notar. “Después sucede que los chicos tienen problemas de atención o les cuesta concentrarse. Se los termina derivando a la psicopedagoga, al oftalmólogo, al psicólogo. Y lo que necesitan es alimentarse correctamente”, agrega Schraier.

 

La nutricionista Mónica Katz le pone nombre científico: “produce neuroglucopenia, es decir falta de glucosa en el cerebro y entre sus síntomas están el mal humor y el dolor de cabeza”.

 

María Florencia Silva, una de las nutricionistas que participa en el estudio, explica que “saltearse la leche de la mañana tiene en el corto plazo consecuencias cognitivas como pérdida de la memoria, la fluidez verbal y la capacidad de atención. Y en el largo plazo, costumbres poco saludables que multiplican patologías”.

 

“No desayunar conlleva malos hábitos nutricionales que se acarrean luego en la vida adulta. En principio, los chicos llegan con mucha más hambre en el almuerzo y probablemente coman mucha más cantidad e indiscriminadamente”. Un dato importante, teniendo en cuenta que entre el 35 y el 40% de los escolares argentinos tiene sobrepeso.

 

Britos asegura que cómo alimentamos a los chicos de hoy determinará cómo serán los adultos de mañana: “Los ayunadores crónicos tienen más chances de desarrollar resistencia a la insulina, la puerta de entrada a la diabetes y la colesterolemia. Además, si tenemos en cuenta que el 70% del calcio se incorpora a través de los lácteos, dentro de 40 años vamos a tener una generación con mucha más osteoporosis que hoy”.

 

 

¿Qué debe aportar un buen desayuno?

 

Un desayuno nutricionalmente completo debería aportar no más de 300 calorías y no menos del 20% de la recomendación diaria de calcio. Tomar una colación lavada o un vaso de jugo no sirve de nada. El desayuno debería contener una buena porción de lácteos, fundamentalmente una taza de leche o un pote de yogur. Pueden ser semidescremados. “Después de los dos años, la grasa de la leche no es necesaria. Lo importante es el calcio. Y en un contexto de prevalencia de la obesidad infantil, no es recomendable cargar a los chicos de calorías vacías”, explica Britos.

 

Untar las tostadas con queso crema también ayuda. “Si a los chicos les gusta, es preferible ofrecerles leche y dejar el yogur para otro momento del día. Por su procesamiento, pierden hidratos y proteínas que en la leche están en estado natural”, recomienda Schraier. “Más allá de vigilar la cantidad de azúcar, a esta edad no hay ningún prohibido, salvo que el niño sea alérgico o tenga sobrepeso.”, autoriza Britos.

 

 

 

Fuente: clarín y matildemenendez.com

No Comments to "El 90% de los chicos desayuna mal y pone en riesgo su salud, advierten expertos de la UBA"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.