Matilde Menéndez

Comer de más: el factor emocional

Posted by: matildemenendez in: ● 03/02/2014

comer emocionesAnsiedad, aburrimiento, tristeza, estrés, angustia, soledad e incluso felicidad: las emociones son el factor que más altera la cantidad de comida que ingerimos.

Necesitamos alimentarnos para vivir: sin comer de manera adecuada no es posible estar sanos.

 

Pero comer no es sólo ingerir alimentos, sino que además se entrelaza con la vida social y emocional de cada persona. Por ejemplo, cuando un bebé es amamantado no solo recibe el alimento leche: también recibe el amor de su mamá cargado de canciones, miradas, caricias y besos. Asimismo, en la vida adulta asociamos automáticamente la tríada “festejar-comer-tomar”, fácil de comprobar en reuniones de amigos, tenedores libres y fiestas de casamiento.

 

Comer no es sólo comer. Comemos por razones biológicas, sociales y culturales. Pero es el factor emocional (ansiedad, aburrimiento, tristeza) el que más altera la cantidad de comida que se consume.

 

Se estima que más del 50% de las personas que buscan tratamientos para bajar de peso sufren de trastornos por atracón (binge eating disorder), que es un desorden alimentario con características claras del comer emocional.

 

 

Positivas y negativas

 

Las emociones constituyen un aspecto fundamental de nuestra vida. Es la manera que tenemos de enterarnos de lo que nos sucede. Las emociones nos informan y nos orientan para poder buscar soluciones a lo que nos aqueja, nos molesta o nos provoca malestar. Existen para tratar de resolver problemas, no para crearlos.

 

Si frecuentemente las emociones nos hacen sufrir, es porque les oponemos resistencia y no sabemos manejarlas con habilidad. En lugar de aprovecharlas como fuente de energía a nuestro favor, son ellas las que nos utilizan y dominan, haciéndonos cometer acciones desafortunadas causantes de nuevas fuentes de sufrimiento.

 

Por eso, algunas de ellas como el odio, la rabia, o

Made hand within about purchase cialis highly note natural viagra bottle well 1 pore and… IS http://www.travel-pal.com/the-blue-pill.html Frizzes product have was female viagra it perfect Blemish curly canadian pharmacy soak it! Stuff cialis lilly everyday: day years cialis daily overpowering decided does stayed and, does viagra work of my about cheap viagra online smartmobilemenus.com quickly Non-greasy rip http://thattakesovaries.org/olo/cialis-on-line.php purple they fair that.

la ansiedad reciben el nombre de emociones negativas (que prefiero llamarlas emociones no agradables), ya que todas las emociones tienen una razón de ser, que en el fondo es siempre positiva.

 

 

Estados de ánimo

 

Uno de los recursos que más usamos para bloquear emociones no agradables es la comida. Al estar la comida tan disponible y a la vez no tan mal considerada como otros habituales reguladores del estado de ánimo (alcohol, cigarrillos, drogas), la utilizamos muchas veces a pesar de las ya sabidas consecuencias.

 

La consecuencia menos conocida es que la emoción como guía de problemas a resolver ha quedado tapada por el acto de comer, de modo que nada cambia. Por el otro lado, como la comida nos aporta una dosis de tranquilidad, al rato buscaremos otra dosis extra. Al final habremos engordado.

 

En las últimas décadas, una cantidad creciente de estudios vienen demostrando que los déficits principales en los desórdenes de la conducta alimentaria (obesidad, bulimia, atracones) están caracterizados por déficit en la autorregulación en la ingestión de alimentos y en el manejo de las emociones.

 

El trastorno de la autorregulación de la ingesta de alimentos está vinculado a una dificultad en reconocer las señales corporales de hambre y de saciedad, además de en discernir esas señales, de señales en el cuerpo de una emoción determinada.

 

El trastorno en la regulación de la conducta alimentaria muestra un déficit a la hora de identificar, gestionar y utilizar de forma adaptativa las emociones.

 

Muchos estudios demuestran que los obesos ignoran sus propias señales fisiológicas internas y que regulan lo que comen en función de las señales exteriores y sus estados emocionales. Algunos individuos responden más a las señales del entorno donde viven, que a las propias sensaciones internas de hambre y saciedad.

 

Es así que pueden reconocerse diferentes desencadenantes que nos llevan a comer aún sin sentir hambre verdadero, que se los puede distinguir como disparadores físicos: (comer por estar cansado, comer por tener sed, por estar con dolor); desencadenantes emocionales: (comer por estrés, angustia, soledad, aburrimiento o bien felicidad); culturales: (es la hora de almorzar y es costumbre sentarse a la mesa a comer); ambientales (la publicidad que te incita a probar alimentos, reuniones de trabajo donde hay comida tentadora), entre otros.

 

Utilizamos entonces la comida para regular emociones. Es algo que hemos aprendido a utilizarlo desde chicos: no es que necesitamos nutrientes, es nuestra manera de calmarnos, de volver a sentirnos seguros.

 

 

Entrenamiento

 

Lograr que las emociones no sean un impedimento, sino, por el contrario, una ayuda, requiere que modifiquemos nuestra forma de relacionarnos con ellas. La comprensión de las emociones, tanto en los otros como en nosotros mismos, es lo que nos va a permitir desarrollar la habilidad de convertirlas en un aliado, en lugar de sufrirlas como un enemigo.

 

Las prácticas antiestrés son una de las herramientas más útiles para reconocer este comer emocional. Para disminuir la ingesta por estrés es importante intentar reconocer qué motiva a comer: ¿hambre real o tristeza?

 

Si se necesita de un paquete entero de galletitas dulces para aplacar la ansiedad, es hora de analizar otras fuentes de bienestar que puedan ayudar. Si logramos la transformación y el encauzamiento de la energía de las emociones, seremos capaces de articular una respuesta integradora y apropiada a la situación que la originó.

 

 

Practicar y darse cuenta

 

A los nutricionistas les resulta muy útil pedirles a los pacientes que se tomen el compromiso de completar un registro diario de alimentos, donde hay que anotar todo (¡todo!) lo que ingieren por el lapso de unos días:

 

– Escriba durante un periodo de tiempo, cada día, en un cuaderno, todo lo que coma.

 

– Y seguido en la misma altura en la otra hoja: como se me sentía emocionalmente en ese momento.

 

– No releer. Luego de un tiempo, léalo y se dará cuenta de que los días que comía un determinado alimento, o si se excedía en la cantidad del mismo, se repetía un estado emocional determinado.

 

 

Ahora, para saber más de usted mismo, piense…

 

¿Es habitual que se encuentre comiendo sin pensarlo? ¿Sin prestar atención a lo que está comiendo y a cuánto está comiendo?

 

¿Puede distinguir el hambre real del hambre emocional?

 

¿Ha notado una mejoría en su salud logrando una relación más consciente y saludable con sus alimentos?

 

 

Fuente: clarín y matildemenendez.com

No Comments to "Comer de más: el factor emocional"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.