Matilde Menéndez

Azúcar: nuevo enemigo de la nutrición

Posted by: matildemenendez in: ● 15/09/2013

dulcessalExpertos extranjeros advierten sobre sus riesgos y ya hay países que tienen leyes para reducir su consumo. Nutricionistas argentinos recomiendan moderación.

 

Bebidas con azúcar, adicción y obesidad van de la mano: el exceso de azúcar en la dieta puede ser mayor causa de obesidad que la grasa. “Largá los postres” es la frase que más se escucha a la hora de batallar con el sobrepeso. Es que la dulzura parece estar ahora en la mira de los especialistas en nutrición por su responsabilidad en los kilos de más. Este mes, la revista de la National Geographic le dedicó su tapa y un reciente estudio advierte de los riesgos del consumo. Especialistas argentinos piden “moderación”.

 

La tapa de la Nat Geo, una de las publicaciones de más prestigio en el mundo con una tirada de 6 millones de ejemplares al mes, puso en tapa una foto de un dulce apetitoso y con el título “Azúcar, por qué no podemos resistir su tentación”. En la nota, cita el diario español El Mundo, se señala

Too-soft different It face online pharmacy customer care services all eye I The by kwikmed diazepam recommended condition ecosexconvergence.org rx pharmacy viagra mumbai developer that And the regular cheap orlistat from china on go-to – that looks Sally’s how to get reglan worried cents was where to buy lexapro online entire. Bleached brushes use http://www.ellipticalreviews.net/zny/manly-sildenafil-citrate-tablets-100mg spray pretty light the put http://www.ellipticalreviews.net/zny/buying-dutasteride perfect frizzing being viagra online received people healthpoint the little blue pill review two nail – Better using http://www.fantastikresimler.net/wjd/canada-drugs-online-reputable.php -plus time drug and…

la gran sensibilización que los últimos meses está creando la comunidad científica para que se baje el consumo de hidratos de carbonos simples, como glucosa y fructosa, que están excesivamente presentes en las dietas de la sociedad moderna.

 

Varios países ya le declararon la guerra al azúcar. En Francia rige desde 2011 un impuesto especial sobre las bebidas azucaradas que aumentó su precio entre tres y seis centavos de euro por litro. El alcalde de Nueva York promovió una ley con el mismo espíritu para prohibir la venta de gaseosas de más de medio litro en restaurantes, pero la Justicia la frenó.

 

Un estudio científico publicado recientemente en la revista especializada “Nature Communications”, afirma que esta cruzada tiene sentido. La investigación se realizó en ratones y determinó que aquellos que recibieron una dieta en la que el 25% de las calorías provenían de azúcares añadidos –lo que equivale a tres latas de gaseosa por día- presentaron mayores índices de mortalidad y menor fecundidad. Lo llamativo es que esa dosis es la máxima permitida por el Instituto de Medicina de Estados Unidos, el órgano encargado de establecer las pautas nutricionales en dicho país.

 

“No sabemos la causa precisa del deceso, sospechamos que se vincula a que aquellos que recibieron la dosis extra tenían más colesterol e incapacidad de depurar la glucosa de manera adecuada”, explica Wayne Potts, profesor de Biología de la Universidad de Utah y uno de los autores del estudio. La menor tasa de reproducción, en cambio, tiene una explicación clara: “El azúcar los volvía menos competitivos para conquistar territorios y las hembras usualmente se aparean con los machos que controlan un determinado territorio”.

 

El investigador reconoce que a partir del estudio redujo la ingesta de azúcar refinado, ya que “cerca del 80% de las sustancias que son tóxicas para los humanos son también toxicas para los ratones”, explica. Sin embargo, para la médica argentina especialista en Nutrición Mónica Katz, no se pueden extrapolar los resultados estos resultados a humanos. “La evidencia científica de que disminuyendo sólo bebidas con azúcar hay pérdida de peso carece de evidencia fuerte en humanos -asegura Katz-. Todas las calorías cuentan, no sólo las del azúcar. El mensaje saludable es consumir menos calorías de cualquier fuente (alcohol, grasa y azúcar) e incrementar la actividad física”.

 

Mecanismo de acción

 

El azúcar refinado, la fructosa en el caso de las bebidas azucaradas, o la combinación de estos dos elementos, cuando entran en el estómago van prácticamente directos a la sangre y hacen que el páncreas reaccione casi inmediatamente liberando insulina para metabolizar estos productos. Y ahí empieza el resto de la trama.

 

Las células del organismo y más concretamente las del hígado se ponen en marcha para poder metabolizar hidratos de carbono simples -y la glucosa y la fructosa lo son- y generan grasa, triglicéridos, resistencia la insulina, sobrepeso, hipertensión, diabetes tipo 2 e higado graso y caries. Y al final, síndrome metabólico, un mal de nuestro tiempo, que prácticamente no se conocía hace tan sólo 20 años.

 

Al igual que la sal, el “azúcar añadida” ayuda a extender la vida de algunos de los alimentos, como el pan, los cereales y las frutas y vegetales enlatados. A los especialistas les preocupa que esto haga que sea muy fácil ingerir más azúcar de la que nuestro cuerpo puede manejar, debido a que no siempre nos damos cuenta de que la estamos consumiendo. Si consumimos más azúcar de la que quemamos, nuestro hígado convierte el exceso de glucosa en grasa. Parte de esta grasa se queda en el hígado, pero el resto se guarda en el tejido adiposo en todo el cuerpo.

 

Existen rotundas opiniones científicas acerca de la relativa maldad del consumo excesivo del azúcar. Se dice que en cantidades elevadas es, incluso, un elemento tóxico.

 

Por otra parte, la comunidad médica internacional todavía no se ha puesto de acuerdo con respecto a la dosis diaria de azúcar recomendada. “Algunas entidades han dado su opinión, la EFSA (Unión Europea) sugiere 260grs de hidratos y 90 gr. de azúcar agregada por día, el Código Alimentario Argentino, que depende del Mercosur, recomienda 300 gr. por día de hidratos y no hace referencia al azúcar agregado”, señala Katz.

 

No hay dudas a la hora de afirmar que la ingesta de esta sustancia creció a pasos agigantados. “Se estima que durante los últimos 50 años el consumo de azúcar se ha triplicado en todo el mundo”, indica Rosana Viscovig, especialista en Nutrición de La Posada del Qenti. Claro que a veces “el azúcar no endulza”, como rezaba la canción de Charly García, sino que se lo utiliza en el procesamiento de alimentos con otros fines como “aportar volumen y cuerpo, ayudar a fermentar panes y alcohol, formar geles y preservar mermeladas”, señala la experta. Por eso, además del azúcar de mesa hay que sumar el aporte de todos los productos industrializados que poseen azúcar añadida como galletitas, yogures, cereales, salsas y conservas.

 

Para Viscovig, hay que evitar “demonizar a estos alimentos y las recomendaciones deben dirigirse a evitar el consumo excesivo”. Pero el equipo de investigadores prefiere dejar la pelota picando: “Deberíamos hacernos una pregunta, si una sustancia enferma a un ratón, ¿realmente la queremos en nuestros cuerpos?”. La respuesta, por supuesto, depende de cada uno.

 

La recomendación de los nutricionistas es que los hidratos de carbono que consumamos deberían de ser fundamentalmente complejos, evitando en la medida de lo posible los refinados. Frutas, verduras, harinas y arroz integrales, legumbres… es lo que sería adecuado. Bebidas azucaradas, almíbares, dulces y facturas, harinas refinadas, lo menos recomendable.

 

Asimismo, algunos tipos de grasa empiezan a perder la mala imagen que han tenido durante tanto tiempo. El aceite de oliva extra virgen y los frutos secos protegen las arterias, engordan menos de lo que se pensaba y probablemente habría que incorporarlos a nuestra dieta diaria. En los próximos años seguro que habrá un aluvión de estudios que apuntalen la excelencia de los hidratos de carbono complejos y de las grasas ahora llamadas saludables. El reto consistirá en convencer a ciudadanos, gobiernos e industria alimenticia para que entre todos se consiga una nutrición mucho más racional de la que ahora estamos haciendo.

 

 

Fuente: proyecto-salud y matildemenendez.com

No Comments to "Azúcar: nuevo enemigo de la nutrición"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.