Matilde Menéndez

Todo sobre el síndrome de muerte súbita del lactante

Posted by: matildemenendez in: ● 26/07/2012

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año aparentemente sano. También se lo conoce como “síndrome de muerte súbita infantil”, “muerte en cuna” o “muerte blanca”.

El Síndrome de Muerte Súbita del lactante (SMSL) es una de las amenazas más temidas por los padres, porque ocurre sin señales premonitorias y se desconocen sus causas. Se considera SMSL si, después de una investigación post mórtem, la muerte permanece inexplicada. El 90% de casos de SMSL se da entre los 2 y 6 meses de edad. Estadísticamente es levemente más común en los varones y aumenta en los meses invernales.

El SMSL es la principal causa de muerte de bebés entre un mes y un año de edad. La mayoría de los casos se registra entre el segundo y el cuarto mes, y el 90% de las muertes se producen antes de los seis meses. Luego el riesgo comienza a disminuir.

¿Cómo predecirlo?

En la actualidad, no existe forma de predecir qué bebés morirán a causa del SMSL. Sin embargo, los padres y madres deben respetar un conjunto de recomendaciones que ayudarán a disminuir el riesgo y a que sus bebés puedan crecer de la forma más saludable.

Posición boca arriba para dormir

Acostar al bebé boca arriba para dormir es la medida más importante que deben implementar los padres y las personas que cuidan al niño para disminuir el riesgo del SMSL. Si el bebé se queda dormido boca abajo debe ser acostado boca arriba con suavidad.

Las investigaciones señalan que en los países en los que se cambió la posición para acostar a dormir a los bebés (adoptando la posición boca arriba) la incidencia del SMSL disminuyó más del 50%. Cada año se salvan aproximadamente tres mil quinientos niños en Estados Unidos de América por respetar esta simple recomendación de cuidado infantil.

Ropa de cama

Los padres y madres deben procurar que su bebé duerma sobre un colchón duro y firme ubicado dentro de una cuna que cumpla con las recomendaciones de seguridad. Las personas que cuidan al bebé también deben evitar colocar en el interior de la cuna elementos acolchados o mullidos como ropa de cama u otros objetos.

No debe acostarse al bebé sobre almohadas, pieles de abrigo ni mantas. Es mejor utilizar una bolsa de dormir para bebé u otra vestimenta especial para dormir en lugar de sábanas. De esta manera, no es necesario agregar más abrigo.

Si utilizás una sábana, los pies del bebé deben llegar al extremo de la cuna. La sábana debe ajustarse firmemente a ambos lados del colchón y cubrir sólo hasta la altura del pecho del bebé, para evitar que este pueda deslizarse y cubrir su rostro accidentalmente. Los bebés menores de un año de edad no deben ser acostados a dormir sobre camas de agua ni sofás; tampoco se los debe rodear de juguetes ni almohadas cuando duermen.

Rostro descubierto

Procura que el rostro del bebé quede descubierto mientras duerme. El riesgo del SMSL aumenta si el rostro del bebé queda cubierto. No utilices sábanas para proteger a tu bebé del sol o del frío, ni para evitar que se despierte por sonidos del exterior. El amontonamiento de ropa cerca del rostro del bebé puede obstruir la boca y la nariz, lo que podría causar la re inhalación de aire expirado.

Dormir en la misma cama o en un sofá con el bebé

Además de que en la cama de los adultos hay elementos peligrosos para la vida del bebé (almohadas, edredones, etc.) otro de los peligros asociados con esta práctica es que los adultos pueden caer en un sueño profundo, producto del cansancio o del consumo de alcohol o drogas, que les impida despertar si el bebé está en peligro. También es peligroso dormir en la cama con el bebé si los padres son fumadores.

También existen peligros si el bebé duerme en la misma cama con hermanos u otros familiares.

Los sofás y las sillas son lugares muy peligrosos para acostar a dormir a un bebé.

No se ha demostrado que el colecho (dormir en la cama con el bebé) pueda ser un factor protector contra el SMSL. Sin embargo, la co-habitación podría ser un factor protector: colocar la cuna del bebé junto a la cama de los adultos proporciona al niño una sensación de seguridad y cercanía con sus padres. Además, esta práctica facilita la lactancia materna.

Temperatura de la habitación

Los bebés deben estar a una temperatura cálida pero no demasiado calurosa. Si el bebé está abrigado en exceso le resultará muy difícil despertarse del sueño profundo. La temperatura de la habitación del bebé debe ser agradable para una persona adulta y el niño no debe estar demasiado abrigado.

Cuidados durante el embarazo

Los cuidados durante el embarazo (alimentación adecuada, abstinencia de consumir bebidas alcohólicas, drogas, cigarrillos), así como los controles médicos frecuentes (desde el inicio del embarazo), ayudan al bebé a crecer sano y a prevenir el desarrollo de una anormalidad que lo exponga a una muerte súbita.

Controles pediátricos frecuentes

Los padres deben llevar al bebé al pediatra para sus controles de rutina. Además, deben respetar el calendario de vacunación.

Personas dedicadas al cuidado infantil

Cuando un bebé duerme habitualmente boca arriba y es acostado boca abajo por una persona bien intencionada pero mal informada, el riesgo del SMSL aumenta notablemente. Procurá transmitir las recomendaciones de la “Campaña bebés boca arriba” a todas las personas que cuidan al bebé (niñeras, abuelos, personas dedicadas al cuidado infantil). No todas las personas están al tanto de estas importantes recomendaciones, por lo tanto, es necesario informar acerca de ellas.

Tabaquismo

Las madres que fuman durante el embarazo triplican el riesgo de que su bebé pueda morir a causa del SMSL. Asimismo, si el padre o la madre fuman después de nacer el bebé y exponen al niño a estas sustancias tóxicas duplican su riesgo. Los padres deben procurar un ambiente sin humo de cigarrillo para el bebé.

Las investigaciones demostraron que el índice del SMSL aumenta con cada persona que fuma en la casa, con cada cigarrillo fumado y con la exposición del bebé al humo del cigarrillo. Las sustancias tóxicas presentes en el cigarrillo interfieren negativamente en el desarrollo de los pulmones y el sistema nervioso del bebé, y limitan la capacidad del niño de despertarse durante el sueño.

Campaña “Bebés boca arriba”

Las campañas para que los bebés duerman de espalda han logrado reducir la incidencia de SMSL, pero aún provoca la muerte de miles de niños en su primer año de vida. Desde la generalización del consejo de dormir a los bebés boca arriba; el mayor factor de riesgo conocido es el consumo de tabaco, que explicaría el 50% de los casos de muerte súbita.

El riesgo está relacionado con el tabaquismo materno durante la gestación y después del parto y con el tabaquismo paterno. Se ha comprobado el aumento del riesgo en relación con la intensidad del consumo. Algunos estudios hablan de que el riesgo de SMSL seria entre 2-4 veces más alto en hijos de fumadores.

Para esto es necesario que los hogares sean 100% libres de humo. Fumar en otra habitación no es suficiente ya que el humo de tabaco permanece pegado en cortinas, alfombras y muebles y puede seguir afectando a los niños. La única manera de proteger la salud es no fumar en ambientes cerrados.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría y Sids Argentina

 

No Comments to "Todo sobre el síndrome de muerte súbita del lactante"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.