Matilde Menéndez

Monóxido de carbono: un enemigo invisible

Posted by: matildemenendez in: ● 14/06/2012

Muchas personas mueren cada año como consecuencia de una intoxicación por monóxido de carbono, un gas muy venenoso para las personas y sobre todo para los niños pequeños. Sucede que es casi imposible reconocer la presencia de este gas en el aire, ya que no tiene olor, no es visible, no se siente y no es irritante. Por eso debemos estar más atentos para combatir a este enemigo invisible.

La mayoría de las muertes por monóxido de carbono se deben al uso de braseros o de artefactos de gas deficientemente instalados o ubicados en ambientes con mala ventilación.

El monóxido de carbono es un producto de la combustión del gas de red domiciliaria, carbón, kerosén, leña, nafta y plásticos. Su acumulación se origina por la combustión incompleta o deficiente al ser quemados en lugares con poco oxigeno y mal ventilados o aireados.

Todos los artefactos que queman algún tipo de combustible producen monóxido de carbono, por lo que es indispensable una ventilación adecuada que favorezca su eliminación e impida su acumulación.

Los braseros, calefones, estufas, termotanques, hornos y hornallas, calentadores y faroles a gas o kerosén, hogares y cocinas a leña, salamandras, parrillas a leña o carbón, calderas, motores a combustión como los automóviles con motor encendido en lugares cerrados generan monóxido de carbono. De hecho, muchas muertes en los incendios son por envenenamiento por monóxido de carbono.

Las únicas maneras que tenemos de reconocer la presencia continua de monóxido de carbono en el ambiente son la coloración amarilla o naranja de la llama (en vez de azul); y la aparición de manchas o decoloración en los artefactos, en su ventilación o alrededor de ellos.

Síntomas de intoxicación con monóxido de carbono

Las intoxicaciones a causa de este gas se dan porque ingresa al organismo por los pulmones, pasa a la sangre y ocupa el lugar del oxígeno. La falta de oxígeno daña principalmente al cerebro y al corazón, y puede causar la muerte.

Cuando es leve, la intoxicación se confunde con una gripe o intoxicación alimentaria: dolor de cabeza, debilidad, cansancio, mareos, nauseas, vómitos, dolor de pecho y palpitaciones.

En los casos graves, la intoxicación puede producir pérdida de conocimiento, convulsiones, piel fría, respiración irregular, coma y muerte.

¿Qué hacer frente a un envenenamiento por monóxido de carbono?

  • Trasladar inmediatamente al intoxicado a un lugar abierto y bien ventilado
  • Apagar la fuente de combustión y ventilar el ambiente
  • Llevar al intoxicado al Servicio de Salud más próximo
  • Si los síntomas son leves, igual es necesario consultar con un médico. Los daños pueden aparecer tardíamente.

 

¿Cómo prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono?

  • Instalar artefactos por técnicos matriculados y asesorarse con la compañía de gas
  • Mantener siempre bien ventilados los ambientes donde existan artefactos en combustión
  • Los baños y habitaciones sólo pueden ser calentados con estufas de tiro balanceado
  • Revisar periódicamente la correcta instalación y funcionamiento de los artefactos
  • Revisar periódicamente los conductos de ventilación y chimeneas
  • No usar el horno ni hornallas para calefaccionar
  • No dormirse con artefactos en combustión
  • No encender el motor del auto con el garage cerrado
  • No usar braseros dentro de las habitaciones

No Comments to "Monóxido de carbono: un enemigo invisible"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.