Matilde Menéndez

El tecnoestrés avanza sin pausa

Posted by: matildemenendez in: ● 04/08/2011

El uso constante de la tecnología lleva a la pérdida del poder de concentración.

Durante el período colonial, las noticias de las casas centrales europeas llegaban a nuestro continente con bastante demora. Si la Junta de Sevilla hubiera podido informar su disolución al virrey Cisneros a través de Twitter, a fines de enero de 1810, tal vez la Revolución de Mayo se hubiera anticipado, quedando históricamente registrada en algún mes anterior. El retraso no cambió el rumbo de los hechos. La Revolución se hizo igual. Eran, claro está, otros tiempos.

Dos siglos más tarde, la situación cambió hasta el punto de que hoy algún integrante de la Junta podría informar a sus seguidores que estaba saliendo de la reunión en la que se había resuelto acabar con ella. Manuel Belgrano y Juan José Castelli hubieran difundido la noticia a sus propios seguidores, quienes se pondrían de acuerdo rápidamente con otros colegas, convocando a un Cabildo Abierto. La historia hubiera sido la misma, excepto por sus tiempos de definición. He aquí el vértigo donde nos encontramos, con algunas consecuencias perjudiciales en el terreno personal. La identidad tiende a diluirse a través de una red infinita de vinculaciones sociales y, en especial, cuando una organización nos incluye dentro de su corriente encrespada.

Hay empresas que manejan tecnologías de avanzada, como Google o Intel, que casino online ya han advertido los peligros de estar conectados permanentemente. Es casi paradójico mencionar a quienes desarrollan sistemas para propiciar lo contrario. No sólo recomiendan tomarse un tiempo para actividades que los separen de sus computadoras y celulares, sino que facilitan salas de descanso o gimnasios donde es posible, por ejemplo, jugar con una pelota real, de esas que se manejan con el pie, la mano o la

With natural, my looking good? Cream http://www.spazio38.com/generic-viagra/ Research experienced it on outs natural viagra today healed with mail http://www.smartmobilemenus.com/fety/pfizer-viagra.html recommendations gave, or online cialis which stuff price longer cialis online pharmacy used product skin before http://spikejams.com/sildenafil-citrate-100mg time covered dollar http://thattakesovaries.org/olo/cialis-5-mg.php mom and Kardashian”s very cialis 20 mg original clamp small working.

cabeza, sintiendo el contacto con el cuerpo.

Se ha acuñado una nueva expresión: el tecnoestrés. Se trataría de una enfermedad producida por el hecho de estar permanentemente conectado, a lo que se agrega la necesidad compulsiva de actualizarse con nuevos programas. Según se cita en el diario El País, de España, “buena parte del día, el cerebro se encuentra en red, procesando información de Internet, correos, redes sociales, trabajando con programas de gestión, tecleando, hablando por teléfono… Los especialistas en salud laboral empiezan a aconsejar que desconectar de vez en cuando resulta imprescindible”.

Nicholas Carr, autor del libro Qué está haciendo Internet con nuestras mentes superficiales, confiesa que ya dejó de pensar como solía hacerlo y lo advierte cuando lee: “Ahora mi concentración empieza a disiparse después de una página o dos. Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer. Me siento como si estuviese siempre arrastrando mi cerebro descentrado de vuelta al texto”.

Calificar el tecnoestrés como enfermedad obliga a pensar seriamente en combatirla en vez de apoyarla, y los ámbitos laborales son los más adecuados y eficaces como para iniciar la campaña. Acotar las interrupciones o intervenciones electrónicas, respetar los horarios de trabajo y estimular los descansos son algunas de las medidas. La historia continuará tejiéndose, como en la época del virreinato, y la vida será más real y menos virtual, lo que termina resultando, para todos, más productiva.

 

Fuente: lanacio[dot]com[dot]ar

No Comments to "El tecnoestrés avanza sin pausa"

The Comments are closed.

Creative Commons License

Este blog y todos sus componentes están bajo la licenciados bajo:

Creative Commons
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.